A Minina · Mamagataflexiones

¿De qué te vas a lavar la cara hoy?

Comenzó como un juego, debe de hacer por lo menos un año, aunque puede que un poco más o un poco menos… porque el agua del grifo salía bastante fría, y no querías lavarte la cara. Igual que muchas otras veces, probé a hacerlo como un juego. “¿Cómo quieres lavarte la cara hoy? Yo me… Sigue leyendo ¿De qué te vas a lavar la cara hoy?

Edurespeta · Mamagataflexiones · Reflexiones gatunas

Por qué mi hija no lleva pendientes

Lo cierto es que pensé en escribir esta entrada hace muchísimo tiempo… en aquella época en que Minina era un bebé y, como no llevaba pendientes, casi todo el mundo nos decía “Oh, qué niño tan bonito” y similares. Cuando contestábamos que era niña, la respuesta solía ser “Como no lleva pendientes…”. Sin embargo, con… Sigue leyendo Por qué mi hija no lleva pendientes

Edurespeta · Mamagataflexiones · Reflexiones gatunas

Cómo la sensación de control nos puede librar de más de una discusión o problema

¡Hola familias gatunas! Lo cierto es que no sé muy bien cómo empezar a escribir esta entrada, ya que me parece un tanto extraño, jeje. Y aunque estoy segura de que hay bibliografía al respecto, no es algo de lo que haya podido encontrar artículos o información específica desde que empecé a darle vueltas a… Sigue leyendo Cómo la sensación de control nos puede librar de más de una discusión o problema

Edurespeta · Jugaprendemos · Mamagataexperiencias · Mamagataflexiones · Reflexiones gatunas

Materiales estructurados y no estructurados

¡Hola Mamagatas! La verdad es que Minina tiene muchos juguetes en casa, a veces me parece que demasiados, y tiene de todo tipo: de plástico, de madera, con música y luces, sin nada de eso, apilables, de construcción, muñecas… Y la verdad, tenemos la suerte de tener una niña muy curiosa que ha jugado con… Sigue leyendo Materiales estructurados y no estructurados

A Minina · Mamagataflexiones

“Es que hay que tumbarse…” o la importancia de la rutina y de sentirnos cerca

Ni siquiera recuerdo cuándo sucedió. Fue hace unas semanas, no muchas, pero no sé si son dos, tres o cuatro. Como casi siempre, me levanté antes que tú para dejar algunas cosas medio hechas antes de que te despertaras. Sin darme cuenta, el tiempo pasó demasiado rápido y cuando fui a tu cuarto, ya era… Sigue leyendo “Es que hay que tumbarse…” o la importancia de la rutina y de sentirnos cerca