A Minina · Mamagataflexiones

4 años

LOGOComo hago siempre antes de empezar una de estas entradas, primero me he dedicado a leer las anteriores sobre el mismo tema. Tres, ni más ni menos, porque empecé con el blog a poco de que cumplieras tu primer año de vida. Y echando la vista atrás, mucho ha cambiado desde aquel escrito, pero también desde el  segundo. Del tercero iba a decir que no tanto, y en parte sería verdad, mas por otra estaría mintiendo. Porque este último año también has cambiado, y mucho.

IMG_20190317_124517Tu vocabulario y tu forma de expresarte se han desarrollado aún más, como era de esperar, aunque ese leve “shesheo” cuando pronuncias la ese aún te acompañe ❤ . Cada vez escuchamos más expresiones nuestras salir de tu boquita, pero también han aparecido otras, que a menudo suponemos que serán del colegio y amigos, mientras que a veces nos preguntamos si serán de cosecha propia.

Tus capacidades motrices (aquí entra mi parte más profesional) también se han seguido desarrollando. La escritura te interesa cada vez más, como es normal. De tu nombre aún se te resiste el orden de las letras (no me extraña, con lo largo que es), pero te encanta escribirlo, así como jugar a identificar algunas palabras que ya reconoces, ni que sea por su imagen: “Mira, cariño, aquí he puesto mama” *tú, con una gran sonrisa* “No, mami, ahí pone papa”; “Aquí pone papa“, “No, aquí sí que pone mama, ¿lo ves? MA-MA” *señalando con el dedo*. En ocasiones, hasta nos pides que te escribamos palabras diferentes, o sólo para ver cómo se hace o para escribirlas tú luego… si bien esto, debo confesar, es lo que más pereza te da.

IMG_20190920_114633_portada¿Y qué decir de tus dibujos? Que durante el curso anterior, prácticamente todo eran puntos y más puntos (la Hervè Tullet del futuro, he bromeado yo más de una vez), este verano nos iniciamos en el mundo de las rayas, aunque de vez en cuando nos sorprendieras con algo diferente. Pero de unas semanas hacia aquí, ha habido un gran cambio: de repente en tus obras de arte han comenzado aparecer formas que intentan recrear la realidad, tu realidad, tus intereses. Personas, princesas y súper heroínas incluidas, corazones, castillos, flores  fiestas de cumpleaños… y alguna cosilla más que no recuerdo.

IMG_20191021_093319Creatividad que se sigue desarrollando también de otros modos: recortando, pegando, haciendo tus queridos collares de cuentas y con tus nuevas construcciones. Porque sí, desde hace unas semanas te han vuelto a interesar algunos juegos de construcción que ya tenías (las piezas magnéticas, los arcoiris junto con el puzle de madera… cualquiera cosa vale), y que ahora utilizas para crear tus mundos: “Esto es un parque, esto es una piscina, esto es una casa, esto es la torre de Rapunzel, esto es un castillo…”. Lo que se te ocurra, dependiendo del momento y del material que estés utilizando. También te sigue encantando cantar y bailar, y a eso ahora hemos añadido el interpretar pequeñas “obras de teatro” con tus amiguillas en el parque, que a todas las madres nos dejan fascinadas (para algo sois nuestras hijas 😉 ).

IMG_20190709_143823Por otra parte, están esos momentos “no tan buenos” que la crianza incluye. Y es que si ya apuntabas maneras, ahora está más que claro que genio tienes mucho y a veces nos cuesta bastante llevarlo. Sabemos que es parte de tu aprendizaje, que debes aprender a escuchar negativas, a no salirte con la suya con todo, aprender a frustrarte y gestionar dicha frustración… pero cuanto más mayor te haces, más fuerte es tu carácter (sobre todo dentro de casa) y, para nosotros, más difícil es a menudo mantener la calma. A ellos se suma, cómo no, mi a veces poca paciencia. Sobre todo estos últimos meses, en que debido a mi estado tampoco estoy al cien por cien entre mis cambios corporales, hormonales y el cansancio… No me gusta decirlo así, porque me da la sensación de que solo trato de justificarme por mis errores, pero es la verdad. Hay veces que incluso siendo consciente de que no estoy haciendo bien (al levantar la voz, al decirte ciertas cosas que sé que no debería, al no ser capaz de controlar más mi mal genio), siento que no puedo.

IMG_20190711_125911Porque en todo esto entra otro gran cambio: en unas semanas (si no se adelanta la cosa) tu hermano estará entre nosotros (¿no lo está ya, dentro de mi barriga?). Y por mucho que la idea te emocione, y tengas muchas ganas de verlo (“Ayyyy mi hermanito, pobrecito, que quiere salir yaaaaa”) no deja de ser un hecho que ha trastocado tu mundo y que a nivel de comportamiento también te ha afectado. No lo digo en un mal sentido, pues me parece lo normal. Pero desde que sabes que estoy embarazada hemos tenido momentos de regresión, rabietas incomprensibles para nosotros, seguidas de llantos inconsolables, como si realmente necesitaras “explotar”, sacar lo que llevaras dentro para luego tranquilizarte y volver a la normalidad.

Volver a tus ganas de pintar, de bailar, de “pelearte” con Papagato, de jugar con nosotros, de jugar sola, de ir al parque, de cantar, de descubrir cosas, de sacar los juegos de mesa, de inventarte los tuyos propios, de que te leamos cuentos o de “leerlos” por ti misma, de hablar por los codos… en el fondo, de ser la niña inteligente, fuerte y cariñosa que tan enamorados nos tiene. Por todo ello, no podía dejar de escribirte esta entrada para desearte muchísimas felicidades porque hoy, el día en que se publique esto, a las 22:08 de la noche, cumplirás ni más ni menos que cuatro añazos  ❤ 🐱 .

Escrito a mediados de noviembre (por si acaso… 😉 )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s