Mamagataflexiones · Reflexiones gatunas

Nuestra experiencia con las extraescolares

LOGO¡Hola familias!

El nuevo curso escolar ha comenzado y, si bien es cierto que muchos ya lo tienen bastante claro, a veces toca esperar al inicio de curso en sí para decidir qué extraescolares harán nuestros retoños. En nuestro caso, somos del segundo grupo, al menos por ahora, porque en principio Minina va a hacer las mismas exrtaescolares que el año pasado. Por eso, y ya que no lo hice al terminar el curso, quería hacer una pequeña revisión y hablaros de nuestras prioridades, por si a alguien le interesa 🙂 .

INGLÉS

english-2782720_640.jpgYa cuando estaba en el último año de guardería, apuntamos a Minina a inglés en una academia en la que los niños aprenden mediante juegos y canciones; Papagato no estaba muy de acuerdo, pues la consideraba muy pequeña. Yo, por mi parte, quería probar porque durante el primer trimestre debía ir acompañada por uno de nosotros, con lo que era una buena forma de ver cómo trabajaban y ver cómo era el sistema que utilizaban desde dentro. Viendo que desde el primer día fue encantada porque cada “clase” era como una minifunción, llena de sorpresas, juegos, canciones y actividades diferentes, y que después no tuvo ningún problema cuando empezó a ir sin acompañante… el año pasado continuó yendo (encantada, debo decir), y este año también seguirá, siempre y cuando lo haga igual de contenta que hasta ahora.

NATACIÓN

matronatacionr_23Del mismo modo, os hablé también de que poco antes de cumplir el año, empezamos a ir juntas a clases de matronatación  (también aquí), y que continuamos yendo durante el curso siguiente. En este caso, al comenzar P3, también le tocó ir sola. Y aunque casi todo el curso fue muy contenta, al final (creo que debido a los cambios que se iniciaban por casa sin que ella aún lo supiera) tuvo unas pocas sesiones en que se le hizo cuesta arriba. Decía que no quería ir, que quería volver a ir conmigo como cuando era pequeña. También insistía en que no quería meter la cabeza debajo del agua. Lo hablamos con la monitora y vimos que ella tampoco entendía qué le estaba pasando porque siempre había ido muy contenta, además nos aseguró que no la forzaban a hacer nada que no quisiera y nos dijo que lo mejor era esperar un poco a ver cómo evolucionaba. Tras hablarlo en casa también, y teniendo en cuenta que estábamos ya a mediados-finales de mayo (el curso terminaba en junio), decidimos explicarle bien las cosas, probar un poco más y ver cómo evolucionaba. Además, a partir de entonces fui alguna vez con ella a la piscina después de clase, fuera del cursillo, para atender su demanda de “quiero ir contigo como antes” y que viera que eran dos cosas diferentes que se podían combinar. Por suerte, a las dos sesiones siguientes entró un poco triste, pero salió encantada, diciendo que se lo había “pasado súper bien” y a la tercera volvió a entrar y salir tan feliz como al principio.

PATINAJE

patinaje3.jpgNosotros ya estábamos más que contentos con que hiciera estas dos extraescolares; aún así fuimos a la reunión del colegio para ver qué ofertaban. Una vez en casa, en cuanto Minina miró el panfleto que nos dieron y vio la foto de unos patines dijo: “Quiero esta“. ¡Perfecto! Pensé yo, porque era la que a nosotros más nos había gustado por dos motivos. El primero (y más importante) la actividad  que era y cómo nos dijeron que la planteaban para niñ@s tan pequeños. El segundo (secundario para nosotros) es que la hacían el día de la semana que tanto Papagato como yo trabajamos por la tarde, con lo que nos permitía ir a buscarla y depender menos de ayudas de  LosYayos y/o LosAbuelos. Lo divertido fue que al responderle yo a Minina “Bueno, habrá que ir a comprarte unos patines“. Ella entendió que no y se enfadó mucho XD.

En patinaje, salvo una semana que al parecer no quiso patinar, y la monitora le propuso que podía quedarse sentada mirando a sus amigas o bien ayudándolas (y decidió ayudar a su querida Martina), siempre ha ido con ganas. Sin embargo, sospecho a que esta negativa se debió a que, entre que era una de las más pequeñas de la clase y había faltado dos o tres semanas porque había estado enferma o habíamos tenido médico, llegó un momento en que tod@s iban ya con los dos patines patinando más o menos solos, y ella aún no se sentía segura. Sea como fuere, también fue algo esporádico y terminó el curso súper emocionada porque ya sabía patinar ❤ .

FUTURO PRÓXIMO (Y NO TAN PRÓXIMO 🙂 )

matronatacionn_2_4Este año, como ya he avanzado, nuestra intención es mantener las mismas extraescolares con la misma condición: si va con ganas y las vive como algo bueno y no una obligación, perfecto. Si vemos que terminan siendo un problema, a otra cosa, mariposa. No mentiré, me gustaría que continuara por las tres por motivos diferentes: inglés porque me parece una manera genial y muy natural de adquirirlo, y lo que aprenda ahora de pequeña, es algo que le queda para siempre; natación porque queremos que haga algo de deporte, y me gustaría que por lo  menos siguiera hasta que aprenda a nadar mejor y defenderse sola (ya bucea e intenta nadar, pero en el segundo caso se le hunde el culillo todavía XD), y patinaje por lo mismo que la natación… aunque también es cierto que yo aprendí gracias a mi madre (que curiosamente no sabía patinar XD) y si bien nunca aprendí a hacer piruetas, no se me daba (ni se me da :roll:) mal del todo.

Sé que gente que lea esto pensará que tres extraescolares es excesivo para la pequeña, pero para mí la gracia reside en que son cosas que ella quiere hacer y disfruta. De hecho,  alguna vez que ha faltado al colegio porque había estado enferma y habíamos preferido que se quedara en casa un día más “por si acaso”, la habíamos llevado a inglés ante su insistencia 🙄 . Y es que, salvo los momentos antes explicados, para ella han sido lugares en los que disfrutar de forma diferente mientras aprende algo que le llama la atención. Si no, no las haría, eso lo tenemos claro.

colorful-music-notes-cutout_solAsimismo, de cara al curso que viene nuestra intención es intentar que entre en la escuela de música del pueblo en el que vivimos… ya que aceptan alumnos a partir de P5 (3º de infantil), pero suele estar muy solicitado. Para entonces aún queda mucho tiempo, pero creemos que la música aporta muchos beneficios a los niños, y también es algo que le interesa. Pero aún queda mucho, con lo que llegado el momento, habrá que plantearse cambios en las extraescolares, siempre teniendo en cuenta la opinión de la pequeña, por su puesto.

¿Y vuestros peques, hacen alguna extraescolar?

Un abrazo mamagatuno 🐱

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s