Edurespeta · Experiencias · Mamagataflexiones · Reflexiones gatunas · Vivencias gatunas

Nuestra lactancia y cinco recomendaciones para un destete respetuoso

LOGO¡Hola familias!

Hace ya unos meses que en Villa Felina dejamos la lactancia. Una lactancia larga (unos tres años), que ha tenido sus momentos buenos y momentos no-tan-buenos, en la que ha habido un destete muy progresivo y, quiero pensar, bastante natural. Por eso, quería contaros nuestra experiencia por si a alguien puede servirle de algo, además de ofreceros unos consejos para un destete respetuoso basados en nuestra experiencia.

Como va a ser un post bastante largo, esta vez haré secciones con diferentes títulos para que podáis ir a la parte que más os interese 😉 .

ROSA2NUESTRA LACTANCIA

Creo que ya he comentado alguna vez que nuestros inicios con la lactancia fueron bastante ideales. Minina se agarró enseguida, succionaba como una leona y, además, me imagino que yo era una gran productora. Excepto los primeros días, que fueron de mucha demanda para promover la producción, durante mucho tiempo Minina mamaba unos cinco minutos de un pecho, lo vaciaba, se quedaba saciada y solía aguantar unas dos horas y media. Por la noche, podían ser tres o cuatro… En ese sentido, era todo muy rápido, con lo que nunca llegué a tener sensación de agobio.

Aún así, al principio tuve ciertas molestias. Sé que dicen que si dar el pecho duele, es que el bebé no mama bien, pero yo no acabo de creérmelo. Es una zona muy sensible del cuerpo que apenas ha recibido contacto, y de repente tienes a alguien chupando, tirando de él, succionando y rozando con mucha frecuencia… es normal que acabe irritada o dolorida. Por eso, durante un tiempo, fui alternando el uso de pezonera (sobre todo cuando empezaba a mamar, que era cuando más me molestaba) con darle el pecho sin ella.

Hasta que empezamos con la  introducción de alimentos, tuve una perla de leche (que me quité yo con una aguja desinfectada, debo confesar) y dos obstrucciones. Estas no fueron a más porque logré superarlas con masajes en la zona constantes, colocando la mandíbula de Minina donde estaba la obstrucción cuando mamaba y aplicando calor porque me aliviaba un poco.

Cuando iniciamos la introducción de alimentos, las tomas se fueron reduciendo hasta que se limitaron a tres o cuatro diarias: al despertarse, al mediodía para la siesta, a veces a media tarde (que acabó desapareciendo), por la noche para dormirse y, si se despertaba, de madrugada. Eso sí, si se ponía nerviosa, se hacía daño o algo similar, también reclamaba, y yo le daba a demanda.


ROSADESTETE

Llevábamos así unos dos años (con unas tres o cuatro tomas al día) cuando empecé a agobiarme un poco. Sin embargo, antes de hacer un destete radical, traté de reducir tomas para ver si así lo llevaba mejor.

Lo primero que hice fue tratar de ofrecerle un vaso de leche o un vaso de agua cuando se despertaba por la noche. Y aunque al principio le costó, Minina acabó aceptándolo y pidiendo sólo agua por la noche. Del mismo modo, si esa toma era ya cerca de la hora de levantarse, le daba pecho entonces pero cuando nos despertábamos le decía que el pecho estaba cansado de haber tomado hace poco, y le ofrecía un vaso de leche con cacao.

Una vez aceptado este cambio, intenté hacer una nueva reducción para pasar a dos tomas, la de la mañana y la de la noche. Esta al principio fue bastante dura de conseguir. Supongo que, para ella, la toma del mediodía era el momento de reconectar después de la separación (por la guardería, porque yo me iba al trabajo…), y no estaba dispuesta a soltarla con tanta facilidad. Sin embargo, al ir explicándole que me dolía de haber tomado por la mañana, que el pecho estaba cansado, o que si tomaba entonces a lo mejor no podría tomar por la noche porque el pecho se cansaría o no saldría, comenzó a entenderlo y a aceptar el cambio por “un café” (leche con cacao, sí, el cacao nos ha ayudado mucho 🙄 ).

Después, de un modo natural, la toma de la mañana pasó a ser más esporádica. Ya no siempre se despertaba a pedir pecho de madrugada,  a veces cuando se despertaba y yo ya estaba levantada, le decía que había que levantarse a desayunar. Distrayéndola un poco, ella normalmente lo aceptaba. Si no era así, le daba un poco de pecho pero si no me sentía a gusto, le decía que me molestaba, y paraba bastante rápido. Del mismo modo, la producción de leche disminuyó, aunque Minina siguiera demandando sobre todo por la noche. Como he dicho antes, más que por la cantidad de leche, tenía que ver con el contacto y la relajación que tomar pecho le provocaba. De hecho, había veces en que apenas mamaba un par de minutos, pero luego pedía el vaso de leche para saciarse.

El tiempo fue pasando así. De vez en cuando alguna toma de la noche también se le olvidaba. Otras reclamaba más pecho, pero a mí me molestaba, con lo que se lo hacía entender y me quedaba a su lado, tranquilizándola si se enfadaba (recuerdo unas pocas noches así, no muchas). Hasta que, de repente, habían pasado unos días desde su tercer aniversario cuando me di cuenta de que hacía casi una semana que no me pedía pecho. Es cierto que poco antes alguna noche se le olvidaba, pero en general seguía pidiendo casi siempre, con lo que me imagino que al cumplir los tres años y ya ser “mayor” decidió dejar de tomar.

Ahora, a veces, si nos bañamos juntas le gusta acercarse al pecho y tratar de mamar. Otras solo acerca la nariz y se ríe, porque le hace gracia. Casualidades de la vida, estaba escribiendo esto hace unas semanas, cuando antes de dormirse estaba  muy nerviosa e intentó mamar en la cama,  pero a la que le dije que me molestaba dejó de hacerlo. Pocos días después se despertó en nuestra cama e hizo lo mismo. Luego, una vez en el comedor, tumbada en el sofá me dijo “Mami, ha sido muy chuli cuando me has dado “pechop-boys”” (una broma familiar que se me ocurrió hace un tiempo, 🙄 ). Supongo que se encuentra en ese punto que lo recuerda y le hace gracia, con lo que la dejo hacer. Incluso yo, a veces, cuando llora desconsolada pienso de forma instintiva “¿y si le ofrezco pecho para que se calme?” (De hecho una vez lo hice y me dijo toda ofendida que ¡NO! 🙄 ). ¿Cómo no va a ser así para ella, también?


 

ROSA2EL DESTETE RESPETUOSO – REFLEXIONES Y CINCO CONSEJOS

Pensándolo bien, desde que empecé a agobiarme hasta que se destetó del todo pasó prácticamente un año. Y aunque ha habido momentos duros para ella, creo que el proceso ha sido bastante respetuoso.

¿Por qué digo bastante respetuoso? Porque la premisa en un destete respetuoso es: No ofrecer, pero no negar. Es decir, si lo piden, tratar de distraer de algún modo, dar otras opciones, pero si insisten darles pecho.

Esto sobre el papel es bonito y como debería ser. Pero yo llegué a un punto en el que sentía que, o bien empezaba a limitar las tomas o mi agobio iría en aumento y acabaría dándole el pecho sin ganas (cosa que tampoco me parece sana para la salud mental) o destetándola por completo.

Por otra parte (y sobre todo cuando son peques con los que ya se puede empezar a razonar mínimamente) está también el hecho de que tienen que aprender a respetar las decisiones y los sentimientos de los demás. Y si a ti te duele o no te apetece, y no es una cuestión vital… tampoco pasa nada por mantenerse en el no. Es duro, sí. Pero es parte de la vida y de la realidad.

Por eso, si hay alguien que pretende destetar a sus hijos de forma lo más respetuosa posible yo le haría la siguientes cinco recomendaciones:

  1. Hay que aceptar que esto va en contra de la voluntad del niño, pero si vamos a hacerlo no podemos sentirnos mal. Porque para que nuestros peques estén bien, nosotras debemos estar bien y a veces necesitamos ponernos en primer lugar.
  2. Por eso, cuando se enfaden, hay que acompañarles en la frustración que sientan al respecto, llantos, enfados, pataleos y rabietas incluidos. Y es que para ellos, les vamos a quitar algo que es suyo con plenos derechos. Además, como he dicho muchas veces, el pecho no es sólo alimento, sino contacto, conexión con la madre… con lo que alejarnos o dejarl@ sol@ sólo va a aumentar su tensión.
  3. Aún así, si hace falta, hay que pedir ayuda. Por ejemplo, tratar de que estén con otra persona en el momento en que suelen pedir pecho. O que otra persona trate de distraerlos cuando lo soliciten. Si es un destete nocturno, puede ser conveniente que el padre u otra persona a cargo se encargue del pequeño o la pequeña por las noches para evitar, así, el conflicto.
  4. Tratar de distraer al niño es una buena opción, pero no siempre funciona. Por eso (como habréis visto si habéis leído todo el texto), es bueno ofrecer alternativas, ya sea agua, leche, zumo o lo que consideremos. A nosotros lo que mejor nos funcionó fue agua cuando era de madrugada y leche con un poco de cacao en las horas previas a dormir. Y me hubiera encantado que fuera leche a secas, pero no la quería, con lo que el cacao fue un aliciente que nos vino de perlas.
  5. Siempre hay que explicar la situación al niño por mucho que sea pequeño, porque tarde o temprano lo entenderán y, cuanto más informados estén en todo momento, más fácil y menos doloroso será asumirlo. Podemos decirles que la teta está cansada, que  nos hace daño… lo que se nos ocurra. Además, hay bibliografía al respecto que puede ayudarnos a que lo comprendan mejor mediante cuentos.

Y poco más puedo deciros, salvo que cuanto más respetuoso con el niño sea el destete mejor; pero también es verdad que otras veces no es posible (por tener que tomar medicación, por tener que reincorporarse al trabajo o porque es algo que empieza  a agobiar más de lo normal). En todo caso, lo importante es que estemos convencidos de lo que hacemos y tratemos de hacérselo lo más llevadero posible a nuestros retoños.

Me despido por ahora, con un abrazo mamagatuno 🐱

Un comentario sobre “Nuestra lactancia y cinco recomendaciones para un destete respetuoso

  1. Me interesaría saber más sobre les problemas que tuviste en el pecho y a los que haces referencia y también la bibliografía que comentas que también nos puede ayudar de cara al destete. Enhorabuena por el post!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s