A Minina · Mamagataflexiones

Todo escondido bajo las sábanas

Madre e hija

Empezó el juego hace  poco más de un mes. Tuviste una faringitis que terminó siendo laringitis… como tosías bastante por las noches (y después del mes de diciembre que pasamos con tres bronquitis entre tu cumpleaños y Navidades), preferimos que durmieras con nosotros. Desde entonces, y debido a que últimamente acabo cayendo contigo, incluso cuando no es mi intención, has vuelto a dormirte en nuestro cuarto, aunque luego Papagato te pase a tu dormitorio.

Todo comenzó con nosotras escondiéndonos debajo de las sábanas cuando Papagato venía a traerte “el café” y/o a darte el beso de buenas noches… Así le dábamos un buen susto tanto cuando no nos encontraba, y cuando nos destapábamos “sin que él se lo esperara”. Después se nos sumaron las zapatillas de estar por casa que llevaras esa noche, a quienes siguieron otros pares. Poco más tarde se unió algún libro o juguete… hasta que la diversión se nos fue de las manos y una noche terminamos sin caber en la cama: el arcoiris de madera grande, tus tres pares de zapatillas, unos libros, Godzilla, Godzillín y no sé cuántas cosas más

Redirigirlo un poco fue complicado, sobre todo en esta época dura de enfados, exigencias y rabietas que estamos pasando en la que, si no consigues lo que quieres,  parece que el mundo se acabe. De hecho, nos costó unas cuantas noches con llantos y gritos porque tu querías “‘ ‘sconderlo todo para que duerman conmigo“.

Porque para ti es divertido esconderse, hacer ruidos debajo de las sábanas y “asustar” a tu padre… como lo es pensar que duermes rodeada de aquello que te importa. También te encanta que Papagato lo descubra y suelte su “Pero bueno” exagerado que tanta gracia te hace. Pero a veces uno no consigue lo que quiere, y eso es algo que estás aprendiendo. No sólo con esto, sino con muchas otras cosas… aunque el tema en sí daría para escribir un libro entero, así que por ahora me limitaré a hablar de este juego.

Y es que al menos en esto, parece que te has dado cuenta de que no tiene sentido meter un objeto tras otro porque sí, si nosotras no cabemos en la cama o estamos incómodas. O quizás no sea eso, quizás sea que has entendido que es una batalla perdida y más vale contentarse con poco, que no tener nada o acabar enojados. Sea por lo que sea, de nuevo te contestas con meter algún pequeño detalle, como los libros que acabemos de leer o algún pequeño juguete. Eso sí, Godzilla y Godzilín no pueden faltar, porque ellos son quienes guardan tus sueños.

A veces me pregunto si volverás a las andadas y retomaremos estas discusiones; otras, hasta cuándo durará este juego tan inocente. Y como siempre, no hay respuesta certera, salvo que lo único que podemos es hacer es disfrutarlo mientras dure y dejar que pase el tiempo ❤ .

Escrito el 25 de febrero de 2019

Un comentario sobre “Todo escondido bajo las sábanas

  1. Me ha gustado mucho ver la dinámica tan Bonita que hay en vuestro hogar y me ha interesado mucho aquello de ‘podría escribir un libro’ sería, sin duda, muy interesante!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s