Experiencias · Jugaprendemos

Bicicletas sin pedales (Beneficios y nuestra experiencia)

logoheart_thumb3¡Hola familias gatunas!

Quería hablaros hoy de algo que ronda por casa desde hace más de un año, pero del que no sé por qué no os había hablado todavía: la bicicleta sin pedales. Esta bicicleta se la regalaron a Minina unos amigos para su segundo aniversario, tras fastidiarles nosotros poco antes el regalo que tenían en mente 🙄 el patín/scooter, jiji.

Lo cierto es que es un tipo de bicicleta que se ve cada vez más en los parques, y que parece que está desbancando tanto a los triciclos como a las más tradicionales bicis con ruedecillas/ruedines. ¿Por qué? Por sus beneficios, tal y como veremos ahora 😉 .

  1. IMG_20181006_231131El secreto para ir en bicicleta es el equilibrio, algo que ni con los triciclos ni con las ruedecillas se trabaja, de forma que al quitarlos el minino había aprendido a usar un manillar (algo bastante intuitivo), pero en cuestión de equilibrio empezaban desde cero. Con las bicicletas sin pedales, en cambio, los pequeños adquieren el sentido de equilibrio a su propio ritmo y de forma progresiva: primero caminan con ella y se van balanceando sin riesgo, poco a poco empiezan ir más rápido, hasta que se atreven a impulsarse y levantar los pies de vez en cuando (y cada vez con más velocidad y frecuencia 🙄 ). Por eso, hacen que el paso a una bicicleta sin pedales llegado el momento, sea mucho más fluido y sencillo.
  2. Por otra parte, también ayudan a desarrollar la psicomotricidad gruesa, al tener que hacer movimientos diferentes que cuando uno camina o usa un patín, por ejemplo. En este sentido, hay dos ventajas muy claras: ayudan a trabajar la coordinación, ya que deben coordinar el movimiento de las dos piernas, junto con la parte superior del torso para no caerse, para girar, para frenar, etc. A su vez, favorecen el desarrollo muscular de formas diferentes, dependiendo de la actividad que estén realizando.
  3. IMG_20181006_231156Como el niño aprende lo que realmente es ir en bicicleta desde el principio, de forma independiente y autónoma, le ayuda también tomar conciencia de su propio cuerpo, sus capacidades y limitaciones de forma más segura, además de proporcionales mayor sensación de autonomía, de modo que también fomenta el desarrollo de su autoestima.
  4. Y sin quererlo, en el apartado anterior os hablado ya de otro beneficio: la seguridad. Yes que al no tener pedales y ser ellos quienes se impulsan, los niños son quienes regulan la forma de uso y, por tanto, la velocidad que alcanzan, ya que no pueden ir más rápido de lo que sus pies les permiten.
  5. Para terminar, al tratarse de un modo de transporte “limpio” y divertido, podemos transmitir valores como la importancia del deporte, de tener una vida saludable y de la ecología.

Hasta ahora hemos visto todo lo bueno que tienen, pero ¿qué hay tener en cuenta a la hora de comprar una?

  1. IMG_20181006_231047_portada2.jpgPara empezar, la edad del menor. En principio, se recomiendan a partir de los dos años, aunque todo dependerá del desarrollo de nuestro pequeño.
  2. Aquí entran en juego las dimensiones de la bici, ya que es importante que cuando empiecen a usarlas hagan pie, puesto que al principio lo único que se atreverán a hacer es caminar con ella.
  3. En lo relativo a los materiales, deben ser resistentes y seguras, pero también conviene que sean ligeras para que las puedan manejar mejor. A su vez, las ruedas deben ser resistentes y macizas para aportar estabilidad y sensación de seguridad.

¿Y qué os puedo contar de nuestra experiencia con ella? Que aunque Minina mostraba mucha curiosidad justo antes de que se la regalaran, durante los primeros meses apenas la usó porque solo llegaba al suelo sin estar sentada en el sillín, y no se sentía segura. Visto lo visto, decidimos respetarla y continuó usando mucho más el patín, y solo la sacábamos al parque cuando ella nos lo pedía. Con el tiempo, y conforme ha crecido, ha ido coordinando más y se ha sentido más segura, la ha ido pidiendo de vez en cuando y se ha soltado con ella hasta el punto de tirarse por una rampa de la zona comunitaria.

total.jpg

A decir verdad, le sigue gustando más el patín porque lo controla mejor y puede ir más rápido, pero también comprendemos que cada niño es un mundo, con sus propios gustos, y puede que simplemente la bicicleta sea algo que le guste para jugar de vez en cuando, pero que no le apasione especialmente… Sea como sea, solo el tiempo lo dirá, así que poco más os puedo contar por ahora, así que me despido, como siempre, con un abrazo mamagatuno 🐱

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s