Edurespeta · Mamagataflexiones · Reflexiones gatunas

Cómo la sensación de control nos puede librar de más de una discusión o problema

logoheart_thumb3¡Hola familias gatunas!

Lo cierto es que no sé muy bien cómo empezar a escribir esta entrada, ya que me parece un tanto extraño, jeje. Y aunque estoy segura de que hay bibliografía al respecto, no es algo de lo que haya podido encontrar artículos o información específica desde que empecé a darle vueltas a este tema.

Y es que aunque supongo que tod@s tenemos claro lo importante que es la sensación de saber qué va a suceder para nuestros Mininos (de ahí la importancia de las rutinas, o de explicarles qué va a pasar ante una nueva experiencia para evitar que puedan estresarse), durante estos últimos meses me he dado cuenta de algo más: últimamente con Minina nos hemos librado más de una rabieta o discusión por  el hecho de darle sensación de control sobre algo que va a suceder o tenemos que hacer.

¿Cómo? O bien dándole una duración determinada de algún modo, o bien dejándole margen de actuación para que sea ella la que actúe… pero como creo que se va a entender mucho mejor si os pongo unos ejemplos, no me entretengo más con la parte teórica 😉 :

Negación a usar el secador de pelo

Secarse el pelo es algo que a Minina no le gustaba desde hace mucho tiempo. De hecho, las últimas veces que se lo habíamos secado, había sido a base de discusiones y escapadas varias del baño… hasta que un día se me ocurrió probar una nueva técnica. ¿Cuál? Decirle a Minina que contaríamos hasta 20 y, cuando acabáramos, dejaba de secarle el pelo. A ella le pareció buena idea y, desde entonces, así es como lo hacemos. Le digo hasta cuánto vamos a contar y, mientras le seco el pelo, vamos contando (y de hecho repasando los números). En verano, cuando se lo tenía que secar, era hasta veinte, con la llegada de septiembre, pasamos a contar hasta treinta y, ahora que hace frío y hay que dejárselo bien seco, contamos hasta 30, esperamos un poco con alguna excusa (recoger el baño, ponerle las zapatillas…) y volvemos a contar hasta 20 o 30 otra vez.

 

Llantos a la hora de aclararle el pelo en la ducha

Ya sabéis que a Minina el agua le encanta, pero cuando se trata de mojarse la cabeza, la cosa solo va bien si es en la piscina. Sin embargo, aunque nunca le ha gustado que nosotros le aclaremos el pelo por si le cae agua en la cara, me sorprendió ver cómo un día, mientras la bañaba, se tiró por encima el agua de un bote de jabón que acabábamos de gastar y con el que estaba jugando. Por eso, decidí intentar algo: enjuagué bien el bote para que no quedaran restos y se lo llené de agua limpia. Ella siguió jugando y se echó el agua por encima, para después pedirme que le pusiera más, y que fuera “fresquita”. Así que desde entonces, aunque yo siempre le aclaro la parte de atrás del pelo, ella “remata la jugada” aclarándose sola la parte de arriba.

 

“Ya está, no quiero comer más”

La pequeña de la casa siempre ha comido muy bien, por suerte. Pero con el paso del tiempo, como es normal, ha ido definiendo sus sabores y tomando mayores decisiones con respecto a la comida. Por eso, hay veces que si lo que le ponemos de comer no le gusta demasiado, intenta no comer o escaquearse de la comida. Ni Papagato ni yo somos de obligarla a comer si no quiere, porque no creemos que sea la solución correcta, pero si nos parece que ha comido, y nos gustaría que comiera un poco más, la técnica que nos funciona es decirle: “x cucharadas más, y ya está”. Si nos insiste en que no, sabemos que realmente no tiene más hambre. Pero muchas otras veces, sobre todo si estamos comiendo algo que no le apasiona, con eso conseguimos que se meta algo más en la barriguilla sin tener que forzarla. Eso sí, tenemos que respetar el número que le hemos dicho (que suele ser 3 o 5), porque si “nos despitamos” nos recuerda claramente que eso no es lo pactado, 🙂 .

 

Tiempo para tranquilizarse

Otro hecho que nos has servido hace poco es usar algún reloj para que vea el paso del tiempo. Por ejemplo, estábamos en el parque, Minina estaba muy nerviosa y no paraba de pelearse. Le dije que se iba a sentar conmigo a hablar hasta que se tranquilizara. “¿Cuánto?” “Un par de minutos. ¿Ves? Cuando esta aguja del reloj esté aquí, si estás tranquila podrás volver a jugar con tus amigos”. Otras veces, esos minutos habían sido de discusión, “perdón ¿puedo jugar ya que he pedido perdón” o de asegurar que estaba tranquila mientras se revolvía para escaparse. En cambio, esta vez el reloj no sirvió solo para que supiera cuándo podría levantarse, sino que le ayudó a centrarse en algo diferente e, indirectamente, salir de ese estado de nervios/excitación que tenía antes de que se sentara conmigo… ¡y sin discusiones ni enfados!

Tiempo para dejar hacer algo

Y estrechamente relacionado con la anterior está nuestro último descubrimiento: cuando queremos que Minina deje algo a lo que se niega, es decirle: mira, ponemos X tiempo en el reloj (un minuto, dos… depende) y cuando suene tienes que parar. Y cuando ella está de acuerdo con el pacto (que suele ser casi siempre o siempre tras una pequeña negociación), a la que suena la alarma del temporizador cuenta atrás del teléfono cumple con lo que hemos pactado.

Como podéis ver, son acciones muy sencillas, pero que nos han evitado y nos evitan más de una discusión o rabieta por el mero hecho de ser más específicos en lo que decimos y hacemos, o bien por darle a Minina la sensación de que es ella quien decide y actúa. Por eso, quería compartirlos con vosotros, por si os pueden servir en las mismas situaciones, o bien os sirven de inspiración para otros problemillas mamagatunos 😉 .

¿Y vosotros, tenéis alguna técnica que os sirva para recomendarnos?

Un abrazo mamagatuno 🐱

 

Un comentario sobre “Cómo la sensación de control nos puede librar de más de una discusión o problema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s