Mamagataflexiones·Reflexiones gatunas

Beneficios de caminar descalzos para los niños

logoheart_thumb3¡Buenas familias gatunas!

Así ha estado Minina (y la mayoría de peque-vecinos) durante el verano en el parque de nuestra zona comunitaria:

IMG_20180718_184018

Porque aunque al principio intentamos que no se quitara los zapatos, acabamos entendiendo que era una batalla perdida y que, teniendo en cuenta que es un parque y una zona en la que no hay colillas, cristales, heces ni orines caninos… tampoco pasaba nada.

A decir verdad, la que decidió dejar de batallar sobre el tema fui yo, al ver que conforme llegaba el buen tiempo eran más los  niños que se descalzaban. Bueno y al pensar, también, que con lo que me gusta a mí ir descalza en casa (batalla que mis padres primero y después Papagato perdieron hace mucho tiempo) e incluso fuera de ella cuando puedo, no tenía sentido obligarla a llevarlos, si el entorno era seguro.

Entonces pensé que de bebé normalmente la llevamos sin zapatos, y que cuando empezó a caminar en casa también la dejábamos así. Y recordé las “discusiones” que hemos tenido (y a veces tenemos) con Papagato cuando él insiste en que se ponga zapatillas para estar por casa, y yo le digo que ir descalza tiene muchísimos beneficios… Y me di cuenta, a su vez, de que nunca había hablado de esto en el blog, a pesar de haberlo pensado muchísimas veces… así que allá vamos 😉 .

Si soy sincera, mi convencimiento inicial sobre que caminar descalzos viene básicamente dado por mi pasión al respecto: en casa siempre voy descalza, como mucho con calcetines, y cuando llego de la calle lo primero que hago es descalzarme del todo  (si se me enfrían los pies me pongo otros calcetines más tarde XD) para sentir el tacto frío del suelo en los pies. Es algo que me relaja, me alivia los pies cansados y me hace sentir que he llegado a casa. Sin embargo, no hace falta buscar mucho por Internet para ver que caminar descalzos tiene muchos beneficios para todas las personas, pero sobre todo para los niños pequeños.

IMG_20180718_18401

Cuando son bebés, el motivo principal es el de la exploración: los niños de pocos meses exploran su cuerpo y quieren, necesitan verlos, tocarlos y sentir con y a través de ellos. No olvidemos que los piececitos de los lactantes hasta los 8-9 meses son mucho más sensibles que sus propias manos. Por lo tanto, durante esa época son una herramienta esencial para el desarrollo del bebé tanto a nivel perceptivo, como madurativo y cognitivo (no olvidemos que todo está relacionado y, a mayores sensaciones, mayores estímulos en todos lo niveles. Si os interesa el tema, os recomiendo este artículo  de Isabel Gentil García: Podología preventiva: niños descalzos igual a niños más inteligentes).

Cuando comienzan a gatear y/o caminar, el ir descalzos les permite tanto percibir mejor cómo se mueven los pies en relación con el espacio y, como es lógico, proporciona un mayor desarrollo muscular y motriz que si van con calzado rígido. ¿Por qué’? Porque les ayuda a ser más conscientes de su peso y a aprender a equilibrarse al tener una movilidad plena, esto es, usando todos los músculos y ligamentos.

Por otra parte, hacia los dos años, más o menos, son mucho más conscientes de lo que  hacen, y ponen a prueba todo lo que les ocurre, incluido su propio cuerpo. De ahí, que vuelvan a sentir curiosidad por aquello de quitarse los zapatos y ver qué se siente al ir descalzos en terrenos diferentes y realizando actividades diferentes. Este hecho hace que al caminar sin zapatos sigan viviendo otro tipo de vivencias mediante el tacto, tales como sentir texturas diferentes y temperaturas diversas de un modo distinto al que se hace con las manos y cualquier otra parte del cuerpo.

Creo que no hace falta decir que, aunque la sensibilidad de los pies se vaya perdiendo con el paso del tiempo, no sucede así con otros beneficios que parten de un principio básico: nuestros pies fueron diseñados para caminar descalzos. Por eso, poseen muchísimos huesos, articulaciones, músculos, etc. pensados para poder amoldarnos a la perfección a casi cualquier tipo de terreno, muchos de los cuales quedan inmovilizados total o parcialmente al usar zapatos.

IMG_20180718_183812

Por eso, andar descalzo ni que sea en casa es beneficioso porque el pie toma posiciones muy diversas, lo que ayuda a formar el arco del pie a la vez que se fortalecen mucho más tanto sus numerosos músculos, como articulaciones y ligamentos (sobre todo si juegan a caminar de puntillas o sobre los talones). Esto hará que el niño corra, baile, camine y salte con mayor facilidad y puede ayudar a evitar lesiones futuras. A su vez, estos hechos, ayudan a que los niños tengan un mejor equilibrio y, por ende, también adopten una mejor postura al caminar. Y es que al andar descalzos los niños distribuyen más el peso, en lugar de apoyarse en los talones (como suele suceder al llevar zapatos) y eso también provoca que caminen más derechos.

Por otra parte, desde un punto de vista higiénico (por llamarlo de alguna manera) al ir descalzos permitimos que los pies no tengan tantas callosidades generadas por los zapatos, a la vez que transpiran y se ventilan más. A su vez, ayuda a prevenir la proliferación de bacterias, los hongos, los olores fuertes, etc.

Para terminar, caminar descalzos fuera de casa puede permitir entrar en contacto con la naturaleza de modos diferentes: caminar por una playa de arena muy fina no es lo mismo que hacerlo en otra de arena gruesa, ni tampoco tiene nada que ver con caminar por encima de tierra húmeda o de hierba y césped… Y es que, no puedo dejar de repetir que nuestros pies fueron creados para caminar sin protecciones. Seguramente por eso siempre he sentido que andar descalzo da una sensación de “descorsetamiento” y de libertad muy placentera, porque los liberamos de la prisión a la que se ven sometidos durante horas y pueden moverse con mayor libertad.

Así que por mí, mientras no sea estrictamente necesario por motivos de higiene y seguridad, Minina podrá seguir caminando descalza siempre que quiera. Al fin y al cabo, como suele decirse, de casta le viene al galgo y no tendría sentido prohibirle tamaño placer cuando una servidora es una amante de caminar sin zapatos 😉 .

¿Y vosotr@s sois pro-descalz@s o no sabéis ir sin zapatillas, como le pasa a mucha gente? ¿Cómo van vuestros mininos por casa? Ya sabéis que me encantará leer vuestros comentarios 🙂 .

Un abrazo mamagatuno 🐱

 

Anuncios

3 comentarios sobre “Beneficios de caminar descalzos para los niños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s