Jugaprendemos·Mamagataexperiencias

Jugando con hielo de colores

logoheart_thumb3¡Hola familias gatunas!

Os traigo otra actividad que hemos llevado a cabo este verano y que, seguramente, acabemos repitiendo tarde o temprano porque, aunque no terminó siendo lo que nosotros esperábamos, Minina la disfrutó mucho a su modo. ¿De qué se trata? De jugar con hielo de colores:

IMG_20180724_130536

Lo cierto es que mi idea inicial no era lo que explicaré ahora. Lo que yo pretendía era que pintáramos con los hielos para refrescarnos un poco y ver las reacciones de Minina. Sin embargo, al ver que no pintaban mucho (los acababa de sacar de la nevera) y que encima se estaba manchando las manos (no deja de ser agua con colorante alimentario), la pequeña de la casa decidió que la actividad no le interesaba y empezó a tocarlos, colocarlos en la bandeja, etc. y yo pensé: ¡a improvisar!

¿Qué hice entonces? Ir a buscar un poco de agua, las pipetas, un par de tuppers y una bandeja. Al ver todos los materiales, Minina supo rápidamente qué podía hacer: poner los cubitos en la bandeja entre las dos, verter el agua en un tupper y jugar. Primero echamos agua encima de los cubitos con las pipetas y observamos cómo empezaban a deshacerse. Cuando vio que yo empezaba a colocar cada cubito en un compartimento de la bandeja me ayudó a hacerlo. Después siguió con la pipeta y, al comenzar a juntarse el agua de cada cubito, ¡ésta comenzó a cambiar de color! Aún así, siguió insistiendo en su práctica “pipetera” un rato.

 

Después, cuando vio que yo absorbía parte del agua teñida con una pipeta para ponerla en el tupper vacío, comenzó a ayudarme… A este momento le siguió una fase de “saco agua colorida de la bandeja, la vuelvo a meter, echo agua transparente a los cubitos, echo agua con color a los cubitos” que duró un buen rato. ¿Hasta cuándo? Hasta que pensó que podía hacer unos trasvases con las aguas los tupper (y de paso mostrarme cómo el agua transparente se había teñido con el agua ya coloreada, jiji). Cuando se cansó de tanto trasvase “tradicional”, decidió añadir los cubitos a los tupper para hacer trasvases con ellos dentro.

Como podéis ver, aunque la actividad no fue lo que yo pretendía en un primer momento, Minina se lo pasó muy bien y disfrutó mucho. De hecho, estoy convencida de que lo pasó mejor (y durante más rato) que si hubiéramos pintado con los cubitos. Además, de forma indirecta trabajamos muchos aspectos de esos que a mí me gustan:

  • IMG_20180724_132052Psicomotricidad fina y relación mano-ojo
  • Preescritura (al disponer el agua a la izquierda para que tuviera que trabaja de izquierda a derecha, como nosotros leemos)
  • Concentración
  • Lenguaje al hablar de los colores, lo que estábamos haciendo, etc.
  • Estimulación sensorial a nivel visual y táctil
  • Auto-estima al sentirse bien, trabajar y descubrir cosas nuevas

Por todo lo mencionado, es una actividad que os animo a probar, aunque vuestros Mininos sean aún más mayores. Y si queréis añadirle algunos alicientes, podéis crear bandejas sensoriales en las que, además de hielo, haya otros elementos (espuma de afeitar, serrín… lo que se nos ocurra) para tener sensaciones diferentes. A su vez, en el agua a congelar podemos añadir otros elementos tales como purpurina o semillas para que al deshacerse los pequeños se encuentren con la sorpresa.

Si os decidís a hacerlo, por favor, no dudéis en contarme la experiencia en los comentarios. Mientras tanto me despido…

Un abrazo mamagatuna 🐱

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s