A Minina · Mamagataflexiones

La magia de tu (des)orden

Madre e hija

Es curioso cómo una misma persona puede ser dos cosas tan diferentes, cómo puede tener criterios tan diversos dependiendo de las circunstancias. Sé que los dobles sentidos, las ambivalencias y las contradicciones son algo a dar por hecho en nuestro día a día… pero a mí no deja de sorprenderme la magia de tu (des)orden.

Hay teorías que dicen que todos los niños tienden al orden, que se sienten mejor, están más estimulados y “aprenden más” en un entorno ordenado y en el que dicho orden tiene una lógica clara. Muchas veces, cuando lo pienso, estoy completamente de acuerdo. Sobre todo cuando me doy cuenta de que, si decido cambiarte un juguete de sitio, tú vuelves a ponerlo donde estaba antes porque ese es su sitio, por ejemplo. Momentos en los que si en el supermercado ves algo mal puesto con respecto a otros productos del mismo tipo, vas corriendo a alinearlo. Esos en los que cuando juegas con bloques de construcción, con el puzle de mil formas o cualquier otra cosa, tiendes a poner las piezas por tamaño, color o cualquier otro criterio que se te ocurra en ese momento, pero que queda bien claro. Como cuando pones el trapo en el suelo para echarte tú misma el cacao en la leche, y lo colocas bien estirado… o cuando apagas las luces que me que he dejado yo encendida o cierras bien los cajones que una servidora se ha dejado medio abiertos 🙄

Otras veces, en cambio, me río yo de la tendencia al orden… Sólo hay que ver tu cuarto de juegos, el comedor o tu habitación, cuando nos despistamos. Basta con fijarse en lo remolona (e incluso enfadona) que te vuelves cuando hay que recoger aquello con lo que estamos jugando, pero a ti no te apetece… Y no voy a mentir, hay veces que me desespero porque no entiendo estas diferencias, hay otras que incluso me enfado, porque no haces lo que debes. Pero luego me paro, y pienso… ¿Qué esperas, siendo tú como eres?

Porque quien me conoce, sabe que yo siempre he sido desordenada, aunque luche por no serlo. Que de pequeña odiaba recoger, y el día que me tocaba ordenar mi cuarto, tenía que ir haciendo pausas, porque el mero hecho de sacarlo todo para volver a recolocarlo, me cansaba 🙄 . Que desde hace muchos años  he mantenido la teoría de que hay gente que tiende al orden y otra al caos, y yo soy de las caóticas radicales. Que por suerte suelo entenderme en mi propio desorden, y que mientras eso sea así y no moleste a los demás no hay problema…

Y por otro lado, en el otro extremo de las tendencias ordenísticas, está tu padre. El metódico, el “todo tiene su sitio y ahí es donde debe ir”, el que a veces decide cambios en casa sin avisar, gracias a los cuales yo no encuentro nada, el que a veces se ríe pero otras desespera con mis libros encima del sofá, el portátil encima de la mesa o con aquel papel que se me ha caído al suelo cuando ni siquiera me he dado cuenta…

Así que sí, Minina. A pesar de que estas contradicciones son normales en todos, no me extrañaría que en este sentido en tu caso fuera exagerado. Porque Papagato y una servidora somos un Yin y un Yang en lo que al orden se refiere. Y me imagino que en este simple hecho reside la magia de tu (des)orden.

Anuncios

Un comentario sobre “La magia de tu (des)orden

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s