Experiencias · Viajamos · Viajes vacacionales · Vivencias gatunas

Visita al Oceanogràfic de Valencia

logoheart_thumb3¡Hola mamagatas y papagatos!

Hace poco aprovechamos para hacer una escapada breve a Valencia. Apenas fueron dos días y medio, entre la ida y la vuelta en coche, pero lo pasamos muy bien y quería hablaros un poco de lo que habíamos hecho.

Salimos un día por la mañana, llegamos al piso que habíamos alquilado por dos noches y aprovechamos para ir a comprar cosas, comer allí y que Minina se echara la siesta. Después, nos dirigimos a pie al centro de Valencia, donde dimos un agradable paseo por algunas de sus zonas más emblemáticas y de paso tomamos un helado (lo siento, no me gusta la horchata 🙄 ). Cuando Minina empezó a mostrarse cansada (e irascible, he de decir) regresamos a nuestra humilde morada valenciana.

collage_123DSC01446_collage

Al día siguiente fuimos a nuestro verdadero objetivo en la ciudad: el Oceanogràfic. Como a todos los niños, a Minina le encantan los animales, y después de lo que disfrutó de la visita al Aquàrium las vacaciones anteriores, queríamos repetir la experiencia mejorándola, si cabe. Como nosotros habíamos estado hace unos años, sabíamos que le encantaría.

El Oceanogràfic es un gran parque con animales marinos de hábitats diferentes:

  • Los océanos
  • El antártico
  • El mar rojo
  • El mar mediterráneo
  • Las zonas templadas y tropicales
  • Y los humedales

Captura de pantalla 2018-07-20 a las 16.jpg

DSC01461En ellos, podemos ver peces, aves y mamíferos marinos de diversa índole: medusas, tiburones, tortugas de tierra y tortugas marinas, flamencos, pelícanos, caballitos de mar, etc. además de un espectáculo de delfines.

Lo cierto es que a pesar de lo grande que es y de la amplitud del horario (en verano es de 10 a 24:00), si vas a buen ritmo se puede visitar en unas horas. Pero lo bueno que tiene es que la entrada es para todo el día, con lo que si sales te dan una pulsera para que puedas entrar más tarde, si quieres.

DSC01516Eso lo hace un sitio ideal para ir con mininos por varios motivos: por una parte, te permite comer fuera e, incluso, regresar al hotel o al piso para hacerlo o para echar una siesta y que descansen. Con niños más mayores, te permite aprovechar más el día y poder visitar otros sitios cercanos e interesantes, como el Museo de las ciencias y el Hemisférico (con los que se pueden comprar entradas combinadas, además), sabiendo que, si quieres, tienes la opción de regresar más tarde. De hecho, cuando fuimos con Papagato hace unos años hicimos eso mismo: lo visitamos por la mañana, salimos a comer a un centro comercial que hay a cinco minutos a pie, por la tarde fuimos al Museo de las Ciencias y paseamos por la Ciudad de las Ciencias y las Artes y, después de cenar temprano, regresamos a dar un último paseo.

¿Qué decir sobre la experiencia con Minina?

Cuando llegamos, vimos la zona de los océanos primero, para ver los tiburones. Allí Minina se quedó maravillada entre los escuálidos y los peces que pudimos contemplar.

DSC01465

Tras terminar con esa zona, fuimos en busca del ártico y el antártico. A Minina le encantó ver las morsas desde arriba, pero cuando bajamos para verlas de cerca no quería ni acercarse al cristal, jiji. No le pasó igual con las belugas, con las que tuvo amor a primera vista. Y al llegar a la zona de los pingüinos, también se quedó tan prendada de ellos que no quería salir de allí. De hecho, llegamos en un momento en el que estaban limpiando sus instalaciones, y eso también nos gustó por pura curiosidad.

DSC01477.JPG

Después nos dirigimos a ver los flamencos y los leones marinos, aprovechando que los teníamos de camino hacia el delfinario, donde el espectáculo empezaba a las 11:45. Aunque este tipo de muestras me tienen el corazón partido, he de decir que me pareció un  espectáculo muy respetuoso con los animales en el que intentan concienciar a los visitantes de la importancia de cuidar nuestro planeta y en el que muestran, además, las acciones que se llevan a cabo desde el Oceanogràfic y la forma en que tratan a los animales. Y Minina lo disfrutó mucho mientras se tomaba un helado para combatir el calor ❤ .

DSC01490.JPG

Acabado el espectáculo, salimos a dar un buen paseo hacia una arrocería que nos habían recomendado. Y una vez terminada la paella, fuimos al piso para que Minina pudiera echarse la siesta y descansar, ya que estaba agotada. Por la tarde, cuando ya no hacía tanto calor, regresamos para terminar la visita. Entonces pudimos disfrutar de las zonas templadas y tropicales en las que vimos medusas, y muchos “Nemos” (peces payaso) y “Dorys” (peces cirujano). Por cierto, que conste que Minina aún no ha visto Buscando a Nemo, pero como por casa ronda algún peluche de Dory y juguetillo de Nemo… ya se sabe los nombres XD .

DSC01500.JPG

A continuación, visitamos el aviario que se encuentra en la zona de los humedales. Además de la zona del Mar rojo, otros leones marinos, pingüinos y cuatro tortugas terrestres que Papagato y Minina bautizaron como Las tortugas ninja 😉 . Finalmente, regresamos a la zona del ártico y el antártico para despedirnos de las morsas (a las que Minina accedió a acercarse un poco más… pero no mucho), las belugas y los pinguïnos.

DSC01518

Además de todo esto, el Oceanogràfic tiene un cine 4D  y un espectáculo nocturno de delfines, aunque para ambas actividades hay que pagar algo más. Por otra parte, también ofrece otro tipo de actividades como dormir con tiburones o conocer sus instalaciones y funcionamiento desde dentro.

Ahora que os hablo de los “extras”, me doy cuenta de que no os he dicho nada del precio. Este verano pagamos 29,70 cada uno de los adultos y Minina, al ser menor de 4 años no pagó nada. Asimismo, los niños de 4 a 12 años pagan un poco menos que los adultos (unos 23€ si no recuerdo mal).  Y aunque a nosotros no nos hizo falta, es bueno saber que el Oceanogràfic tiene parking que, al comprar la entrada al parque, cuesta sólo seis euros por el día entero.

DSC01529.JPG

Como ya os he comentado antes, Valencia tiene otros sitios muy interesantes cerca, como el Museo de las ciencias y el Hemisférico, pero dada la edad de Minina preferimos dejarlos para otra visita. Lo mismo nos pasó con el Biopark; a pesar de su buena fama y lo bien que nos han hablado algunos amigos, es probable que en nuestras vacaciones visitemos un zoo, con lo que decidimos dejarlo para más adelante.

Y creo que poco más os puedo decir, salvo que si tenéis alguna duda o comentario que hacer al respecto no dudéis en escribirlo, que yo estaré encantada de leeros y responderos. Me despido por ahora…

Un abrazo mamagatuno 🐱

5 comentarios sobre “Visita al Oceanogràfic de Valencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s