Experiencias · Jugaprendemos

Formas sencillas de trabajar los colores

logoheart_thumb3¡Hola familias gatunas!

Minina tiene ya dos años y unos meses y está que habla por los codos aunque, lo cierto, es que hasta poco antes del verano apenas articulaba unas cuantas palabras básicas que le servían para moverse por su mini-mundo con bastante soltura. Como ya he dicho, poco antes de que empezaran las vacaciones su vocabulario empezó a expandirse y cada día nos sorprende con palabras y expresiones nuevas.

Sin embargo, no fue hasta pasado un tiempo que no comenzó a diferenciar los colores. De hecho, estoy segura de que alguna vez he explicado que para ella todos los colores eran “bau” (azul) y después “bau” o “lila”, los colores que más le llamaron la atención en un principio o, seguramente, los que eran más fáciles de pronunciar, ahora que lo pienso. Nunca lo he visto como un problema, simplemente era algo que no le interesaba (había cosas más urgentes como la comida, canciones u otras cosas) o porque no estaba preparada… pero también es cierto que el movimiento se hace andando, y los niños aprenden imitando, practicando y, sobre todo, jugando. Por eso, os traigo varias actividades muy sencillas para trabajar los colores con niños… un poco para todas las edades.

Hablar, hablar y hablar…

Ainsa_IMG-20171212-WA0023
Saludando a la “catanyera” y hablando de su ropa (y sus colores)

Puede parecer una obviedad, pero como acabo de comentar los niños aprenden por imitación y, aunque al principio repiten sin saber muy bien por qué, con el tiempo van estableciendo relaciones y adquiriendo más y más vocabulario. Por eso, es importante hablarles mucho, usando un vocabulario rico y variado. Obviamente no hace falta que les hablemos componiendo sonetos, ni mucho menos, pero sólo por el hecho de comentar con ellos “Mira qué cielo más azul. Hoy está mucho más claro que ayer, ¿verdad? Que como había nubes se veía más apagado y grisáceo…” (por poner un solo ejemplo) les ofrecemos no sólo la oportunidad de aprender y afianzar los colores, sino vocabulario relacionado con ellos.

Hablar… ¡y jugar!

descargaAprovechando los paseos que demos con ellos, podemos inventarnos juegos de búsqueda de colores de una forma muy improvisada. Con Minina, por ejemplo, cuando vamos de camino a la guardería, buscamos coches azules. Si no recuerdo mal, todo comenzó a principios de este curso, cuando me aprovechaba de la fascinación que Minina sentía cada vez que que veía un coche de este color para distraerla un poco  cuando salía de casa enfadada por el motivo que fuera (bendita aDOSlescencia ¿lo he dicho ya alguna vez? XD). Pero entonces me di cuenta de que podía aprovechar para hablarle de los colores de los coches que íbamos pasando y, así, ver si empezaba a decir colores nuevos. Alguna que otra vez “me deja” que juguemos a buscar coches de otros colores, pero en general volvemos siempre a los azules, no sé por qué 😛 . Y del mismo modo que ahora solo buscamos coches, estoy segura de que dentro de poco empezaremos a jugar al “Veo veo” de toda la vida diciendo el color de objeto que hayamos visto… siempre y cuando a ella el juego le haga gracia, claro 😉 .

Libros 

518biimhfbl-_sx494_bo1204203200_Tenemos la suerte de actualmente hay muchísima literatura infantil para niños desde que tienen pocos meses o prácticamente desde que nacen. (con imágenes reales, con dibujos, con texturas y sonidos…). También hay muchísima literatura de este tipo sobre los colores. Ya sea centrados en un solo color  o sobre colores diferentes. En casa, por nombraros uno, tenemos este libro con imágenes reales en el que cada página te muestra un animal de un color diferente que, además, se desencaja del libro como si fuera un puzle (de ahí el título).  Además, ofrece texturas diferentes para disfrute de los más pequeños de la casa.

rosaTambién hay libros que nos permiten “jugar” con los colores de forma divertida, ya sea de forma directa (buscar, identificar) o indirecta (interactuar), como en algunos de los libros de Hervé Tullet de los que ya os he hablado en entradas posteriores (Un libro y Cinco libros más de Hervé Tullet).

Por otra parte, tampoco hace falta ir tan lejos ni buscar libros especializados. Como ya he comentado antes, sólo con ojear libros, revistas o imágenes con nuestros pequeños e ir hablando sobre ellas y los colores que aparecen, les estaremos ayudando a adquirir y afianzar su vocabulario.

Mesa o rincón temático

IMG_20180103_155710.jpgSi tenemos espacio en casa, una buena opción para mininos pequeños es hacer una pequeña mesa temática de un color determinado, e ir cambiando dicho color (y, por tanto, los elementos de la mesa o el rincón) con el tiempo. ¿Qué es una mesa temática? Una mesa en la que todos los objetos hacen referencia a un tema. En este caso, se trataría de una mesa o espacio concreto con objetos del color que quisiéramos trabajar. Así, partiríamos de esos objetos para que el niño interiorice que todos tienen el mismo color para, después, buscar otros objetos de ese color para añadirlos a la mesa. Esto es algo que en Villa Felina no hemos hecho por cuestión de espacio, pero a mí me parece una idea preciosa y que puede dar mucho de sí si buscamos objetos manipulables y con los que jugar (como las los elementos del ejemplo que he improvisado para poder mostrároslo).

Juegos de clasificación

Otra opción sencilla es ofrecer actividades en las que los mininos tengan que seleccionar objetos y colocarlos con los de su mismo color. Dicho así puede sonar muy simple y sencillo, pero todo depende de la complejidad que le queramos dar.

IMG_20170607_102558519
Puzle cuadrado que puede servir para clasificar por colores, formas, tamaños…

Para empezar, pueden ser objetos homogéneos (como dichas de parchís, bolas, piezas de lego o Duplo) u objetos de formas diferentes. Se pueden ofrecer tal cual (todos juntos en una cajita o cesto), pero también se pueden hacer bandejas sensoriales (que contengan líquido con colorante o leche, legumbres, papelitos… lo que se nos ocurra) para que tengan que buscarlos. También se puede preparar una caza/búsqueda del tesoro por la casa o la habitación en la que nos encontremos. Asimismo, se puede pedir simplemente que los coloquen en un cuenco o bandeja con las manos, o bien que lo hagan con algún objeto (como pinzas de formas diversas); que tengan que introducirlos dentro de un tubo de papel de cocina (si son pequeños), lanzarlos a un sitio para probar puntería, que sean piezas ensartables en un palito o con una aguja lanera de plástico…

Sé que explicado así quizás suene confuso o un poco loco, pero a lo que me refiero es que con este tipo de actividad el límite es nuestra imaginación y creatividad y que, dependiendo de la edad y las capacidades del niño, podremos ofrecerles unas u otras. Lo ideal es ir probando poco a poco y adaptarnos a aquellas que les interesen más a nuestros Mininos.

dc8e94180e95f2eddef374b39a1945a4--bord-games-toys-r-usAunque no sea un juego de clasificación en toda regla, a Minina para su cumpleaños le regalamos este juego de la marca Diset, llamado Mr. Bucket. El cubo se mueve solo y va lanzando las bolas para que los jugadores las recojan con las palas y las vuelvan a meter dentro, y ofrece la posibilidad de jugar a cazar cualquier bola o que solo puedas recoger las que son del mismo color de tu pala. Por ahora, Minina se fascina con ver al cubo moverse, o bien juega con las bolas y las palas aparte… todo en conjunto parece que la satura un poco porque aún le cuesta recoger las bolas con la pala. Aún así, estoy segura de que con el tiempo acabaremos jugando y pasando un buen rato con este juego que también tiene que ver con los colores.

Juegos de mesa

A partir de los dos años o dos años y medio, existen juegos de mesa mayoritariamente colaborativos muy interesantes. Algunos están pensado para afianzar el reconocimiento de colores como, por ejemplo, Little circuit de Djeco o Mi primer frutal de Haba.

juegos

Con este tipo de juegos, nuestros pequeños desarrollan la psicomotricidad, además de aprender a jugar junto con otras personas, esperar su turno, etc. Sin embargo, tampoco hace falta gastarse mucho dinero, y se puede crear un juego con un tablero que tenga los colores que queramos y un dado con colores (ya sea comprado, hecho con papel o, si no, comprando un dado de números y pintándolo o poniéndole pegatinas de colores). De hecho, estoy preparando alguno para Minina pero, mientras los termino, os dejo este enlace a una entrada de Poetisa insomne  que incluye un imprimible gratuito y que a mí me gustó mucho cuando lo vi por primera vez.

Jugar a pintar y/o hacer mezclas

1disfresses 028Actividad experimental donde las haya, pero con una finalidad añadida: no sólo que los niños se aprendan los nombres de los colores (que, dependiendo de la edad ya los conocerán), sino que vean cómo se crean y cómo se “modifican” entre ellos. Ya sea con pintura, plastilina, agua con colorante o superponiendo acetatos de colores… descubrir qué pasa cuando mezclamos unos colores con otros no deja de ser fascinante para los más pequeños de la casa. Eso sí, si es la primera vez que juegan, lo más recomendable es partir de los colores primarios (rojo, amarillo y azul) y ver en qué se convierten cuando mezclas dos entre sí para, después, poder hacer otras mezclas con los colores secundarios, si se quiere.

Y creo que eso es todo. Espero que os haya gustado y, si decidís poner alguna en práctica, no dejéis de contarme vuestras experiencias 😉

Un saludo mamagatuno 🐱

8 comentarios sobre “Formas sencillas de trabajar los colores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s