Mamagataflexiones · Reflexiones gatunas

Revisando mis 33…

logoheart_thumb3¡Hola de nuevo, familias gatunas!

El año casi acaba, y yo cumplo la friolera de 34 años… y lo cierto es que los 33 han sido muy bonitos, pero también duros… sé que siempre digo lo mismo, pero es que es verdad, 😛 .

Me incorporé al trabajo casi a mediados de diciembre del 2016, con lo que 2017 ha sido un periodo de adaptación en ese sentido. Adaptarme a volver a trabajar tras más de un año sin hacerlo (aunque haya sido a media jornada). Adaptarme a no estar todo el tiempo con  Minina, cosa que he echado de menos pero que, por otra parte, también me ha venido bien para “recuperarme” un poco a mí misma. Y también adaptarnos a que LosYayos y LosAbuelos entraran más en nuestras vidas al ayudarnos con Minina los días que yo trabajo… algo que, si he de ser sincera, para mí, no ha sido fácil. Siempre he sido una persona muy independiente, de esas que necesitan su espacio y les gusta hacer las cosas a su manera, lo que junto con mi carácter fuerte hace que sienta con mucha facilidad que invaden mi vida o mi privacidad, aunque lo que hagan los demás venga dado por las mejores intenciones. Sin embargo, creo que de todo se aprende y, poco a poco, hemos ido marcando terreno donde hemos creído que había que marcarlo y yo, por mi parte, he ido relajándome en algunos aspectos en los que no tenía razón (y en otros sigo “trabajando en ello”, para qué engañaros 😉 ).

Asimismo, creo que ha sido el año que más discusiones hemos tenido con Papagato en nuestra relación… Y no es de extrañar. Tener un hijo te cambia la vida en muchos sentidos, pero muchas veces lo hace de formas distintas para los dos progenitores, y además se tienen ideas diferentes sobre cómo afrontar determinados temas en la educación de los mininos. Cómo no, desde que Minina entró es su aDOSlencencia temprana (o los temibles dos, para otros), las discrepancias han ido en aumento. Si a esto unimos que venimos de familias y costumbres muy diferentes, ciertas presiones familiares, falta de tiempo propio para “desconectar”, falta de sueño (mucha falta de sueño, en mi caso), cansancio, meses de constipados (o similares) constantes y dos caracteres muy fuertes… obtenemos un cóctel potente. Sin embargo, como siempre os digo, intento ser positiva, y quiero pensar que son baches temporales y que, poco a poco, aunque nos atasquemos o incluso retrocedamos, con el tiempo vamos recapacitando, avanzando y saltando obstáculos.

Supongo que habrá gente a quien le sorprenda que escriba este post para mi cumpleaños. Y lo cierto es que mi idea inicial era bastante diferente a esto; de hecho, ni siquiera estaba pensando en que fuera el post de mi cumpleaños, sino hacia finales de año. Pero no es la primera vez que me pasa esto, tanto con el blog como cuando he escrito algún relato: cojo el portátil con una idea inicial, pero mi mente comienza a ir por otros derroteros… y yo la dejo vagar libre, ya que  por una parte no tengo remedio y, por otra, lo que suele salir es más natural, más real y, para mí, es mejor.

También es verdad que cuando leo blogs o veo cuentas de Instagram hay veces que pienso: “Qué perfecto parece todo, ¿será tan bonito en realidad? ¿Vivirán siempre en ese estado de felicidad y ataraxia que muestran?” Y otras veces, cuando escribo, dudo sobre si yo haré lo mismo. Y creo que en parte es así, porque a nadie le gusta escribir de lo malo. A todos nos gusta recordar lo bueno, aquello que hemos disfrutado, y parece que si hablamos de lo no-tan-bueno estamos aireando nuestras miserias. Pues bien, no sé que sucederá en esas otras moradas, pero puedo aseguraros que en Villa Felina no es todo rosa y de algodón de azúcar. Que aquí a veces luchamos contra presiones familiares, que aquí una lucha hasta contra sí misma, que muchas veces no nos ponemos de acuerdo, que en Villa Felina faltan horas de sueño y se nos agota la paciencia, y que quiero mucho a Minina y a Papagato, pero hay momentos en que me sacan de quicio (por motivos y en circunstancias diferentes, claro 😛 ). Hay veces que, debido a mi personalidad, me siento triste, sola y cansada; que me pregunto si “estoy hecha para esto de ser madre” y dudo sobre si voy a aguantar y sobre si podré hacerlo bien…

Pero luego me tranquilizo, me recompongo y la tormenta se calma. Y entonces me arrepiento de mis malas reacciones, me arrepiento de mis dudas y sigo (seguimos) hacia adelante. Y hoy, tras una semanas complicadas  y un día de ayer muy duro tanto a nivel familiar como a nivel interior, tras hablar en profundidad de cosas que sólo habíamos rozado hasta el momento o que habíamos estado aplazando demasiado tiempo, me siento muy tranquila y muy “Zen”. Por eso hoy veo el blanco y el negro, el Yin y el Yang… Veo que debo a aprender a tomarme las cosas con más calma y que necesito aprender a gestionar mis emociones mejor. Veo que no hay familias perfectas, que cada uno hace su vida y lo lleva como mejor puede. Y veo que hace falta trabajo y ganas de mejorar.

Y aunque, como ya he dicho, esto no tiene nada que ver con lo que pensaba escribir, ese post puede quedar para otro día. Y una vez más, agradezco haberme puesto delante del ordenador en este momento de calma, porque dentro de mi vorágine mental me ha servido, sin quererlo, para reorganizar un poco mis ideas y ver las cosas con una mejor perspectiva. Darme cuenta de que hay momentos en que es necesario caer para levantarse con fuerzas renovadas, y ver las cosas desde otro punto.

Así que esto es lo que extraigo de mis 33 y mi 2017, que viene a ser lo mismo que he dicho al principio, pero desde una visión más profunda e invirtiendo el orden de los factores que, en este caso, no es moco de pavo:

Ha sido un año muy duro en algunos aspectos, sobre todo los últimos meses. Ha sido un año de replantearme muchas cosas a nivel personal (sobre el blog, sobre otras actividades que realizo, sobre mí misma y sobre la familia en varios niveles). Ha sido un año en el que me he llegado a sentir apagada, aunque muy poca gente se haya dado cuenta, y en el que para mí ha habido momentos muy duros, aunque por suerte no hayamos vivido nada más allá del día a día. Pero también ha sido un año precioso, de momentos muy buenos, un año de muchas alegrías, de sonrisas inocentes, de muchos juegos, de pasarlo bien con muy poco… y aunque más veces de las que me gustaría admitir he dejado que las sombras apagaran todas esas luces, hoy me niego a permitir que eso suceda también en mis recuerdos.

Por eso, hoy me propongo intentar “cambiar el chip” una vez más. Quiero valorar más lo bueno y quitarle peso a lo malo. Quiero vivir con más tranquilidad el 2018. Quiero ser más feliz en mis 34. Porque felicidad he sentido mucha, pero creo que a veces, perdida en el día a día y mis cavilaciones, no he sido tan consciente como debería y no he sabido apreciarla… y creo que si lo consigo, podré darme con un canto en los dientes porque habré ganado mucho con muy poco.

Así que sólo me queda disculparme por la perorata que acabo de soltar, y agradeceros el interés a los que hayáis llegado hasta aquí. Y a los que no lo hayan hecho, no pasa nada, lo entiendo. Sin quererlo, este ha acabado siendo más un escrito que para mí que para los pocos que leéis el blog, así que disculpad el “momento egoísta”. Sin embargo, he decidido publicarlo porque si a mí escribirlo me ha servido de mucho, puede que a otra persona también le sirva leerlo, ni que sea un poco. Y si no es así, yo lo tendré presente, para releerlo cuando me haga falta, a modo de recordatorio.

Un abrazo mamagatuno 🐱

 

 

 

2 comentarios sobre “Revisando mis 33…

  1. Gracias a ti. Tu post no es egoísta, como dices, sino generoso y sincero. Cuántas veces nos hemos sentido ”tristes” por ver lo que los demás nos muestran y pensar que esa es la realidad. La realidad es imperfecta y, lo mejor es que, poco a poco, podemos irla tallando, puliendo, para que cada vez se asemeje, no a una realidad perfecta, sino a una realidad que nos hace sentir bien. Toma ya!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s