Experiencias · Leemos · Mamagatalecturas

Educar en el asombro, Catherine L’ecuyer

logoheart_thumb3¡Hola, familias gatunas!

Hace mucho tiempo que este libro ronda por casa, pero no pasé de la introducción hasta hace poco. He de decir, que desde que me puse con él no tardé en leérmelo más de cuatro o cinco días, ya que es un libro bastante corto y de lectura amena. Como siempre que leo algo relacionado con la maternidad, quería contaros sobre qué habla y cuál ha sido mi impresión general.

9788415577423

Educar en el asombro, de Catherine L’Ecuyer, parte de una hipótesis: los niños de ahora no son como los de antes. Muchos están desmotivados con todo y lo muestran de formas muy diversas, que van de pedir a alguien que les enseñe de forma que se entusiasmen por algo, a niños “malcriados” que no se contentan con nada. Estos niños o adolescentes son seres que han visto suprimida su capacidad de asombro, algo elemental para sentirnos plenos y desarrollarnos hacia la madurez de forma correcta y sana. A partir de aquí, l’Ecuyer divide el libro en dos grandes apartados, ¿Qué es el asombro? y ¿Cómo educar en el asombro? para, después, extraer unas conclusiones a modo de resumen.

En ¿Qué es el asombro?, nos encontramos con cinco capítulos diferentes en los que la autora defiende que el asombro es una de las cualidades principales de los niños, para los que todo es completamente nuevo y fascinante hasta que se acostumbran a ello. El asombro es, también, el motor que promueve el aprendizaje de los mininos, por lo que es importante que no perdamos la capacidad de asombro a o largo de nuestra vida para seguir evolucionando. Después, l’Ecuyer habla sobre las dos vertientes principales en educación: aquella en la que el aprendizaje viene impuesto desde fuera del niño y aquella en la que el aprendizaje se origina desde dentro, desde el deseo de saber, conocer y experimentar del niño. Para ella, el aprendizaje siempre debería originarse desde dentro. En los últimos capítulos, se nos explican las consecuencias negativas de la sobreestimulación a la que se ven forzados muchos bebés/niños hoy en día, así como las consecuencias sociales del método educativo mecanicista. Para terminar, también se nos habla de cuál es la diferencia entre educar e inculcar.

En el segundo apartado, ¿Cómo educar en el asombro?, la autora ofrece propuestas para que nuestros mininos crezcan sin perder la capacidad de asombro, teniendo en cuenta la sociedad en la que vivimos. A través de una decena de capítulos, nos habla de la importancia del juego libre, de lo innecesario de comprarle a nuestros hijos de todo, la importancia de tener contacto con la naturaleza, de saber convivir con el silencio, de establecer rutinas y límites,  y de respetar los ritmos de los niños. También explica por qué es vital saber qué puede o no puede ver o experimentar un niño dependiendo de su edad, para que no nos saltemos etapas de su desarrollo bajo la premisa de “si lo va a acabar viendo/sabiendo/descubriendo, mejor que lo haga ya”. ¿Por qué? Porque eso solo serviría para “reducir” su infancia, lo que acabará afectando a su desarrollo hacia la madurez. Por otra parte, también habla de otros conceptos como la belleza, el feísmo o el papel de la cultura en el desarrollo de nuestros mininos.

Como ya he avanzado antes, tras este segundo apartado, l’Ecuyer nos da unas  conclusiones que se basan, sobre todo,  en lo vital que es que los niños sean niños y tengan un vínculo afectivo fuerte, sano y estable con sus adultos de confianza; que sigan siendo niños y no pierdan nunca esa capacidad de emocionarse y asombrarse por las cosas, para acabar convirtiéndose en adultos sanos y estables.

Claro está, lo que yo os ofrezco aquí son sólo unas pinceladas sobre lo que a mí me ha parecido más relevante del libro. En él hay muchas más explicaciones y seguro que otra persona que lo leyera (o yo misma si lo hiciera en otro momento) podría extraer más. Y aunque, no sé por qué, me esperaba un libro con más ideas prácticas además de teoría (supongo que por la portada y la contraportada), lo he acabado disfrutando y me ha gustado. Me parece una lectura bastante amena e interesante que, al menos a mí, me ha hecho plantearme algunos aspectos con respecto a la educación de Minina, y también me ha ayudado a entender ciertos recelos que yo tenía, pero simplemente de forma instintiva (como que no vea mucha tele y controlar mucho qué programas infantiles ve).

Aún así, yo siempre soy de equilibrar la balanza, y también me parece hasta cierto punto irremediable que los niños hayan cambiado. No solo porque estén sobreestimulados (que en algunos casos es así), sino porque la sociedad también lo ha hecho a un ritmo frenético en las últimas dos o tres décadas, sobre todo, y resulta imposible mantenerlos al margen y aislados. Tampoco creo que toda la televisión sea mala (ya os he comentado que Minina ve a veces vídeos musicales o alguna serie para peques) ni que todos los juguetes que se ofertan hoy en día sean contraproducentes… sino que la gracia está en el equilibrio, en el control y el uso responsable que se haga de ellos gracias a los padres.

Dicho esto, ¿es un libro que recomendaría? Pues diría que sí, porque aunque la introducción me costó un poco, en general es interesante y de fácil lectura. Lo veo útil especialmente para padres de niños dispuestos a hacer crítica constructiva y replantearse aspectos sobre la educación y el tiempo de ocio de sus hijos, o bien  padres y madres que estén dispuestos a pensar sobre el tipo de juguetes y actividades que hacen sus peques… Eso sí, quiero dejar claro que es un libro más bien teórico, con explicaciones, ejemplos y datos sobre estudios diversos, del que se pueden extraer ideas para mejorar, pero no es un “manual de…”, aunque a lo largo de las explicaciones dé algunas ideas interesantes.

Por cierto, acabo de ver que, si os interesa, aquí podéis echarle un vistazo a algunas de sus páginas. Dicho esto, creo que no me queda nada más por añadir. ¿Y vosotros, lo habéis leído? ¿Habéis leído algo últimamente que me queráis recomendar? Como siempre, me encantaría leeros en los comentarios 😉 .

Un abrazo mamagatuno 🐱

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s