Mamagataexperiencias·Vivencias gatunas

Visita a Castellar de n’Hug

logoheart_thumb3¡Hola familias gatunas!

Hace unas semanas hicimos una nueva escapada de un día aprovechando que el buen tiempo acompañaba. Esta vez fuimos a un pueblecito muy mono que se llama Castellar de n’Hug, en la comarca del Berguedà. Lo cierto es que es un pueblo muy bonito, pero muy muy pequeño… de hecho se puede recorrer tranquilamente en un ratillo a no ser que quieras aprovechar y caminar por sus alrededores para hacer alguna otra visita cercana.

Aún así, es un pueblo muy bonito que merece la pena visitar. En él, se encuentra la iglesia de Santa Maria de N’hug, el Museo del pastor y, como curiosidad, hay una pequeña Plaça del Barça (yo no soy nada de fútbol, pero fue algo que me hizo gracia). Minina se lo pasó muy bien subiendo las escaleras empedradas y, sobre todo, entrando en una caseta de pastor que había para tumbarse en un banco que, curiosamente, había dentro.

Sin embargo, además de por su belleza en sí,  es destacable por dos motivos: las vistas y su emplazamiento. Al ser un pueblo de montaña, tiene unas vistas preciosas que vale la pena detenerse a contemplar desde sus varios miradores mientras se pasea por el pueblo. Por otra parte, se sitúa muy muy cerca de Les fonts del LLobregat, lugar de nacimiento de este río catalán. Para llegar a ellas, se desciende desde el pueblo unos 800 metros por un camino muy bien señalizado.

Como en nuestro caso fue una visita un poco improvisada, salimos por la mañana cuando nos despertamos, visitamos el pueblo y bajamos a las fuentes a ver el nacimiento del río. Después, regresamos al pueblo a comer y compramos un peluche de cabra para Minina, que ahora está emocionada con la canción de “La cabreta” de La Trinca, un croissant gigante y un fuet muy, muy largo 🙄 🤣 .

IMG-20171029-WA0021

Aún así, tanto en el camino de vuelta como en el de ida vimos que había una fábrica abandonada, un museo del cemento y, en La pobla de Lillet (otro pueblo que de pasada nos pareció muy bonito), una especie de estación de tren muy pequeña. Investigando un poco a la hora de comer, vimos que La pobla y Castellar estaban unidos por “El tren del ciment” (El tren del cemento), un tren de un recorrido de 3,5 km. que antiguamente unía la fábrica de cemento con las poblaciones cercanas. El tren sigue operativo y nos planteamos ir a verlo, subir y, de paso, ver el museo. Sin embargo, como después de comer Minina estaba agotada del viaje y el trote que dimos entre el pueblo y las fuentes, sabíamos que caería rendida nada más subir en el coche. Por eso, decidimos dejarlo como visita futura después de informarnos un poco mejor sobre la zona. De todos modos, os lo quería comentar para que lo tengáis en cuenta si decidís hacer una escapada por esos lares.

¿Y vosotros, habéis hecho alguna salida últimamente? ¿Alguna que recomendarnos? Sabéis que vuestros comentarios serán bien recibidos 🙂

Un abrazo mamagatuno 🐱

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s