Edurespeta · Experiencias · Mamagataflexiones · Reflexiones gatunas · Viajamos · Viajes vacacionales · Vivencias gatunas

Visita a Huesca (o cuando las rutinas se rompen)

logoheart_thumb3¡Hola familias gatunas!

¿Qué tal ha ido esta quincena? ¡Espero que bien! Si nos habéis seguido por Instagram, ya sabréis que hemos estado de viaje… y si nos seguís en Facebook, me imagino que también habréis visto los recordatorios de algunas de las entradas más relevantes que he publicado en el blog hasta ahora.

IMG_20170717_171743633Sin embargo, hoy vengo a hablaros de algo que hicimos antes del ya mencionado descanso. Y es que a mediados de julio fuimos de visita relámpago a ver a mi familia de Huesca. Lo cierto es que fue una visita muy tranquila, pues mis tíos viven en Huesca, pero cuando vamos normalmente nos quedamos en la casa que era de mis abuelos en un pueblo muy cercano.

Seguramente lo más destacable de estos días fuera descubrir el parque infantil que han colocado cerca del piso de mi tía en Huesca y lo contenta que ha estado Minina al verse rodeada de tantos animales.

IMG_20170717_171147333En el primer caso, se trata de un parque relativamente nuevo que hay en la plaza Lérida de Huesca capital. Un parque ideal para niños desde los pocos meses a los 4 o 5 años porque todo está pensado a la perfección para ellos: los balancines, el tren para montarse, el elefante que es escalera, puente y tobogán y la otra zona de juegos con varias actividades. Un parque ideal para que los mininos jueguen y experimenten de forma autónoma ya que, además, tiene el suelo forrado de césped verde y está vallado para que nadie pueda “escaparse”. Lo podéis ver en las fotos que hay a lo largo de la entrada 😛 .

En el segundo, mis tíos en la casa del pueblo tienen varios animales domésticos con los que Minina disfrutó mucho. La perra que tienen, pobre, se dejó hacer de todo; y aunque Minina es bastante cuidadosa, algún tirón del bigote y algún dedo metido en el ojo se llevó. El gato, que entra y sale libremente de casa, se dejó ver más bien poco, pero Minina parecía tener un radar con el que lo detectaba cada vez que aparecía. El periquito y sus gorjeos hicieron las delicias de la peque. A la tortuga la miraba mucho… pero de lejos (y no me extraña, porque es bastante grande). Y el loro que tienen, aunque viejo, le daba un poco de miedo, con lo que tampoco se acercó.

IMG-20170717-WA0002

Pero además de por los animales, Minina también estuvo encantada con las atenciones que recibió por parte de mis tíos y mi prima… que al ser la única pequeña de la familia, no fueron pocas. Era graciosísimo verla andurrear por la casa más feliz que una perdiz, con mi tía detrás de ella todo el rato, pendiente. Y ver cómo Minina la llamaba a grito pelado “LOYI, LOYIIIIII” (se llama “Loli”) a la que veía que se despistaba un poco o se iba a hacer algo. Y lo mismo sucedía con mi tío a quien, como Jose Mari es bastante complicado, le preguntamos cómo se decía “Abuelo / Yayo” en fabla/aragonés y nos dijo que Lolo… así que en Lolo se ha convertido… o debería decir mejor que se ha convertido en “LOYO, LOOOOYOOOOOOO” XD .

Sin embargo, a pesar de todo lo bueno, en estas visitas a la familia suele haber un elemento negativo que está formado por la combinación de dos hechos: el salir de la rutina y la sobrestimulación sufrida por Minina entre ver a la familia, tanto animal y estar en un ambiente rural tan diferente a donde vivimos nosotros.

 

¿En qué lo notamos más? En nuestro caso, en las noches. Minina no quería dormirse de ninguna de las maneras, aunque dejáramos que se fuera a la cama un poco más tarde de lo habitual. Sabía que en el comedor le esperaba “Loyi” y “Loyo” y “a gua gua” (la perra) y, claro, contra eso es MUY difícil luchar. El primer día se salió varias veces de la cama para volver al comedor, y hubo enfado y llantos hasta que Papagato logró relajarla y distraerla (sinceramente, yo fui incapaz 🙄 ). Y la segunda noche un poco más de lo mismo, aunque llegó un momento en que quiso ir a la cama voluntariamente porque ya no podía más. En cambio, esa noche me desperté varias veces al oírla gemir en sueños y, por mucho que la acariciara y le susurrara para tranquilizarla, no paró hasta que se despertó por sí sola para pedir agua.

Ese día recordé que algo parecido nos había sucedido el verano pasado, más o menos por las mismas fechas. Esa vez fuimos a hacerles una visita sorpresa y las dos noches que estuvimos Minina nos despertó en medio de la noche con llantos porque tenía sueños muy nerviosos que desaparecieron en cuanto regresamos a casa, a nuestra normalidad.

IMG_20170717_171159938

Y es que para los Mininos cualquier cosa que se salga de lo común, que salga de sus rutinas, les puede afectar. No siempre sucede (el verano pasado regresamos unos días en agosto para San Lorenzo y nada), pero puede pasar. Normalmente les afecta en sus propias rutinas (porque carecen de ellas), pero también les puede afectar en el apetito o en el sueño. En el caso de Minina, además, también estaba mucho más nerviosa, activa y traviesa de lo normal.

¿Qué se puede hacer en estos casos? Me temo que nada, salvo tener mucha paciencia. Hay que comprender que los Mininos no entienden lo que sucede a su alrededor como hacemos nosotros y, por lo tanto, gestionan los cambios como buenamente pueden. Si ya a los adultos nos puede costar dormir cuando no estamos en nuestra casa y en nuestra cama, ¿cómo no van a afectar todos los cambios que un viaje implica a un niño pequeño?

Así que ese es el aprendizaje que saqué de esta pequeña visita a la familia: hay que relajarse un poco, estar atentos a nuestros Mininos y tener un poco más de paciencia de la que ya solemos tener normalmente. Intentar entender cómo les afecta la salida de la rutina y la sobre-estimulación de estar en un sitio diferente y, sobre todo, tratar de disfrutar lo máximo posible.

¿Y vosotros? ¿Alguna experiencia similar que contar? ¿Qué hacéis cuando vais de visita familiar o de viaje? Nos vemos dentro de unos días, que tengo ganas de contaros cómo han ido nuestras vacaciones 🙂 .

Un abrazo mamagatuno 🐱

2 comentarios sobre “Visita a Huesca (o cuando las rutinas se rompen)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s