Mamagataexperiencias·Mamagataflexiones·Reflexiones gatunas·Vivencias gatunas

Primer año de guardería

logoheart_thumb3 ¡Hola familias gatunas!

Los pocos que me seguís desde los inicios, ya sabéis que Minina empezó la guardería en Noviembre, justo antes de que yo me incorporara al trabajo. En el mismo post, os expliqué cómo había sido su adaptación. Ahora que ya acabamos P1, me gustaría explicaros nuestra experiencia con un poco más de perspectiva.

11111encaixos 121Cuando buscamos una guardería, lo primordial para nosotros era que estuviera cerca de casa y que fueran respetuosos con los niños. Tras visitar varias en las puertas abiertas, decidimos que preferíamos que fuera pública porque los patios son mucho mejores (no son terrazas de un bajo) y en general los niños se dedicaban simplemente a jugar con materiales diversos y a cantar (sin fichas, ni dosieres, ni “actividades académicas”… lo siento, ¡no entiendo que un peque de un año o año y medio tenga que trabajar con fichas!). Por eso, cuando hicimos la solicitud para entrar (teniendo en cuenta que la hicimos en octubre), probamos primero con las públicas y solicitamos las tres que nos habían gustado más en base a la cercanía a casa.

1foto grup 080Nos dieron plaza en la que está más lejos, pero muy cerca de mi trabajo, con lo que contentos estuvimos. De hecho, fue la guardería en la que mejor acogida nos hicieron en las puertas abiertas: nos hicieron un recorrido acompañados, nos enseñaron todo y nos explicaron muy bien cómo trabajan. En las otras, las puertas abiertas habían estado bien, pero habían sido más “libres”: te paseabas, preguntabas si tenías dudas y al final la directora te daba la información para hacer la solicitud. La guarde que nos tocó también era la que a mí me había gustado más (supongo que por la acogida que nos hicieron), pero la pusimos tercera porque era la más lejana y a nivel de gestionar papis y abuelos era la que nos iba un poco peor.

Pues bien, pasados estos ocho meses y medio, no os mentiré si os digo que no puedo estar más contenta con que nos dieran esta. Al ser más antigua que las otras opciones, el edificio es un poco menos atractivo, es verdad, pero por otra parte es una guardería más pequeña (sólo hay una clase de P1 y una de P2), y eso hace que todo el personal conozca a todos los niños y el trato sea muy, muy personal ( y para una mamagata pesada y amante de darle conversación a cualquier persona como una servidora, eso es ideal, jijiji 😛 ).

Además, es un centro1encaixos 018 en el que son muy respetuosos con los niños, muchísimo: con la adaptación de Minina se adaptaron a su ritmo y su estado, que yo sepa no hay “rinconces de pensar” y los niños básicamente juegan, cantan, escuchan historias o cuentos… Al principio de curso nos dijeron que, al menos en P1, los cumpleaños solo se celebraban con un almuerzo especial a finales de trimestre en honor a todos los niños que habían cumplido en ese período, porque muchas veces no lo entendían y si se hacía mucha fiesta algunos niños se asustaban. Y lo mismo sucedió con Carnaval: no los disfrazaron de nada en concreto ni los tuvimos que llevar disfrazados, sino que durante esa semana les dejaron disfraces, telas, complementos, etc. para que jugaran libremente. Quizás a otras familias gatunas les choque o preferirían lo contrario, pero a mí me pareció ideal porque con estas pequeñas acciones permiten que los niños se sientan cómodos y que nadie se asuste.

1disfresses 028Por otra parte, además de tener “juguetes de niños”, promueven mucho el  juego heurístico y actividades sensoriales de forma muy libre: sacan un material, dejan que los niños jueguen y cuando consideran que llega el momento, recogen y sacan otros. ¿Y qué tipos de materiales son estos? Cajas, botes, botellas sensoriales, telas, fotos de los alumnos… podéis ver algunos de los muchos que han usado en la imagen del párrafo anterior. A su vez, también han marraneado con harina y pan rallado, con chocolate y con pintura de manos, como podéis ver en la fotografía de este párrafo. También tienen juegos en el aula pare realizar juego simbólico, como cocinita, teléfonos móviles antiguos, un cesto con monederos viejos… Como es de esperar, estos elementos han ido cambiando en la clase desde principios de curso hasta ahora, ya que todo se adapta a los niños de la clase y el momento en el que están.

Otro beneficio que para mí tiene la guardería es que trabajan rutinas que, por otra parte, ayudan de forma indirecta al desarrollo de las rutinas de casa: lavarse las manos, dejar la toallita para secarse en su sitio, dejar el vaso de agua en su sitio… son aspectos que han ido viviendo desde que empezaron y que hacen ya de forma bastante autónoma. Y como en esta guardería la zona de cambio y de lavabo es compartida por las dos clases, también pueden ver a los mayores y seguir “su ejemplo” en muchas de estas actividades, de modo que la parte motivacional se ve reforzada.

1111foto 031Otro de los aspectos positivos (para mí uno de los primordiales) es que se ha relacionado con niños de una forma continua e intensa, que de otro modo no hubiera sido posible. Sé que los niños empiezan a socializar entre el año y medio y los dos años, y que gran parte de su juego es en paralelo. También es cierto que nosotros íbamos a un espacio familiar al menos una vez a la semana, y que en el parque ve a otros niños. Sin embargo, en la guardería ha estado en contacto constante con otros mininos que siempre han sido los mismos, y también han aprendido a trabajar de forma colaborativa al apilar cajas entre todos, recoger entre todos, pintar un mural con chocolate entre todos… y no dudo que más de uno habrá aprendido a escaquearse mientras eran los demás quienes recogían 😀 . Para mí, que no tenemos amigos cerca con hijos de la misma edad, más o menos, era uno de aspectos más relevantes. Del mismo modo, también ha sufrido los primeros conflictos por objetos (y el primer bocado 🙄 ), pero eso es parte del juego de la vida, me temo.

1111ciencia 015Pero  lo más importante de todo es que a ella le encanta ir. Normalmente se levanta le pregunto “¿Vamos al cole hoy?” y ella me dice que sí toda contenta. Si algún día me ha dicho que no básicamente ha sido porque estaba cansada, pero al ir de camino hacia la guarde le volvía a preguntar y me decía que sí. Además, muchas veces cuando llegamos a la puerta de la clase entra, se acerca a la maestra para saludar y se pone a jugar tan contenta; otras ni siquiera se despide de mí a no ser que yo le dija “Adios, ¿eh?”, lo que por un lado me da pena, pero por otro me da confianza (aisss las dualidades maternales, jajaja). Y por qué no decirlo, los días que yo no trabajo, esas dos horas y media de margen me han ido muy bien para comprar, poner lavadoras, recoger, corregir y también trabajar en el blog.

1DSCN3774Sin embargo, no os voy a engañar, hay una parte negativa (e inevitable) en todo esto: las enfermedades. Con el primer catarro (a principios de diciembre, si no recuerdo mal), el pediatra nos dijo: “hasta abril o así, acostumbraos a esto”. Y no le faltaba razón. Hemos ido encadenando resfriados uno detrás del otro: de mocos, de tos, de tos y mocos… Alguno de ellos con secreción de la mucosidad a través del lagrimal, con la consecuente conjuntivitis (leve, por suerte). También hemos sufrido algún día de estómago revuelto y el mundialmente famoso boca-mano-pie. Nada grave, por suerte, pero por una cuestión de responsabilidad para con los demás, durante esos meses ha faltado a la guardería unos días semana sí, semana no. Suerte tenemos de los abuelos y de mi media jornada (para no cargar a los abuelos demasiado). De todos modos, intento ser positiva y pienso que su sistema inmune se tiene que fortalecer, y que si no lo pasábamos ahora, lo tendríamos que pasar en P3 cuando empezara la escuela.

Dicho todo esto, mi valoración del primer año es muy positiva. Es cierto que la adaptación les costó un poco, pero considero que los pros superan al único contra de las enfermades. Pero, como ya he dicho, lo considero algo que tarde o temprano teníamos que pasar. Así que para el curso que viene, seguiremos en la misma guarde, con las mismas maestras y los mismos compañeros… más los que se sumen a p2, la clase de los caballos.

¿Y vuestros peques, van a la guarde? ¿Qué tal vuestra experiencia? Como siempre, podéis comentarme tanto esto como lo que queráis, que estaré encantada de leeros.

Un saludo mamagatuno =^–^=

Anuncios

5 comentarios sobre “Primer año de guardería

  1. He aprendido mucho. Y aprendo leyendo de todas las que escribes, ya que estoy estudiando Educación Primaria, y leyendo algunos de tus posts, puedo ampliar conocimientos de manera continuada (ya que aunque estudie Primaria, en algunos casos comentamos ideas respecto de los primeros años de mínimos jeje).
    Sigue así, esto llegará muy lejos👏🏼🙏🏼

    Me gusta

    1. ¡Muchas gracias, Alba! Me ha hecho mucha ilusión tu comentario. Yo solo escribo en base a lo que pienso y lo que leo (que me parece coherente con mi forma de ver las cosas, claro :p) y si alguna de mis aportaciones te sirve de algo… aún más contenta me quedo 🙂 ¡Espero que todo vaya bien!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s