Experiencias · Vivencias gatunas

Tres días sin Papagato

logoheart_thumb3¡Hola, familias gatunas!

Esta semana la empezamos sin Papagato, puesto que se fue de salida de lunes a miércoles con el instituto en el que trabaja. Lo cierto es que por una parte fueron días muy extraños, pero por otro muy normales, y quería contaros nuestra experiencia “SinPa” 😛 .

Para empezar, algo que hicimos en casa fue anticipar lo que iba a pasar. No fue premeditado ni consciente, pero los días anteriores le fuimos diciendo a Minina que Papagato se iría unos días, y que luego volvería. No fui consciente de lo que había entendido Minina hasta el mismo lunes. Cuando Papagato se despierta antes que nosotras, o bien Minina sigue durmiendo, o bien se despierta pero lo hace como si nada, de forma alegre, remolonea en la cama un poco y luego se levanta. El lunes, en cambio, al ver que él se levantaba, empezó a lloriquear como diciendo “no quiero que te vayas”, y lo mismo hizo cuando Papagato vino a la cama para darnos un beso de despedida.

El resto del día fue bastante bien. Minina fue a la guarde por la mañana, momento que aproveché para comprar, tender, hacer algo del trabajo y del blog (lo que cunden un par de horas cuando una va con el tiempo tan programado XD ) y, cuando llegamos, se echó la siesta. Sin embargo, en vez de echarse su siesta de dos horas largas, esta vez fue algo más corta, y cuando comimos me nombró varias veces a “a’Papa”, a lo que yo respondí diciendo que estaba trabajando y volvería en un par de días. Soy consciente de que es muy pequeña para entender las referencias temporales, pero sigo la teoría de que no hay que mentir ni ocultar información a los niños, así que opté por ser sincera.

Por la tarde quedamos con una amiga y Minina, cansada como estaba y también un poco rara por la ausencia de Papagato, lió una buena. Hubo un momento en que solo quería brazos y a la distancia que estábamos de casa, y con mi “maravillosa espalda”, yo no podía llevarla todo el camino. ¿La consecuencia? Dies minutos de llantos en su silla de paseo en lOas que no fui capaz de consolarla ni distraerla de ninguna forma. Sin embargo, en cuanto estuvimos más cerca y pude cargarla, se quedó dormida en menos de cinco minutos… y echó una siesta de dos horas que terminó a las 20:30 🙄 .

Visto lo visto, pensé que no se iría la cama hasta muy tarde, pero a la 21:45 allí estábamos las dos, y a las 22:10 me di cuenta de que ella estaba totalmente dormida y yo me había quedado traspuesta. Pensé en aprovechar para cenar y hacer algunas cosillas por casa antes de acostarme, pero solo me dio tiempo a cenar. Desde que me fui de la cama hasta que volví hacia las 22:30, hubo dos o tres veces en que se medio despertó y me llamó haciendo amago de lloro a lo “no me dejes sola”. Supuse que aunque durante el día hubiera estado bastante normal, el hecho de que estuviéramos las dos solas por la noche se le hacía raro, así que opté por acabar de cenar rápido e irme a dormir con ella que, siendo sincera, tampoco me fue mal.

El martes pasó bastante rápido, al menos para mí. Nos levantamos, la llevé a la guarde y me fui a trabajar. La recogieron LosYayos en la guarde, quiso echarse la siesta nada más llegar a casa y, cuando llegué  para comer, se despertó y comimos todos. Se quedó un rato más por la tarde con LosYayos mientras yo tenía mis reuniones de instituto y, cuando salimos, fui al parque donde estaban jugando. Se columpió, jugó con arena y hacia las 18:00 o 18:30 LosYayos se fueron. Rato después vino mi madre, LaAbuela, y dimos un paseo. Después llegamos a casa, la bañamos, cenamos las tres y Minina se fue a la cama más tranquila que el día anterior. Eso sí, referencias a “a’Papa” hubo durante todo el día, como es normal. De hecho, LaAbuela se quedó a dormir con nosotras y cuando por la noche Minina se despertó en su cuna de colecho a pedir agua y vio una figura que dormía a mi lado dijo en voz baja “¡¡a’Papa!!” con una gran sonrisa en la boca, como diciendo “¡Ya ha vuelto!”.

Finalmente, el miércoles Minina no fue a la guarde. Durante la noche había gemido mucho porque le están saliendo los dientes, y como también está un poco constipada y yo no trabajaba, decidí dejar que durmiera todo lo que quisiera. Cuando se despertó tendimos ropa, recogimos un poco, fuimos a comprar, pintamos, hice la comida y comimos. Y mientras estábamos comiendo se oyó un golpe en el pasillo de la escalera y Minina dio tal bote que casi se sale de la trona, jajaja. Se pensaba que era Papagato que ya llegaba, pero le dije que no lo volvía hasta por la tarde. Después nos echamos las dos una buena siesta de dos horas. Luego fuimos a dar un paseillo y jugar en el parque comunitario con los “c’obo” (los cubos para la arena 😉 ) y, cuando ella quiso, volvimos a casa. Estaba metida en su casita / piscina de bolas cuando la puerta de casa empezó a abrirse y ella intentó salir disparada, pero claro, se tropezó con algunas bolas.

El resto os lo podéis imaginar… grititos de alegría y a correr y jugar con Papagato un buen rato, que tocaba recuperar el tiempo perdido. Y por la noche no quería irse a dormir porque aunque se la veía más tranquila, me imagino que la emoción seguía por dentro. Ahora, mientras escribo, son las 7:46 del jueves por la mañana y ambos siguen durmiendo, así que yo he aprovechado para explicarlo ahora que lo tengo fresco y que nos quede de esta experiencia un recuerdo fidedigno.

Para terminar, diré que no es la primera vez que nos hemos quedado solas. El verano pasado Papagato se fue un día a Madrid, pero Minina era mucho más pequeña y mucho menos consciente. También era más dependiente y yo más primeriza e insegura con respecto a ella, pero aunque recuerdo nervios, tampoco recuerdo haberlo pasado mal. En este caso, la cosa ha ido mejor de lo que pensaba. Parecía que Minina supiera que estando las dos solas la cosa cambiaba y ambas debíamos tener más paciencia porque no había nadie para ayudar en los momentos de crisis. Salvo la que os he comentado al principio, no ha tenido ninguna de las rabietas que suele tener a veces. Por otra parte, el hecho de que el martes estuviéramos TAN acompañadas todo el día, me fue muy bien. A priori pensé que no me gustaría y tendría ganas de estar a mi aire, pero en realidad el día pasó más rápido, Minina estuvo muy alegre de ver a casi todos sus abuelos y yo tuve ayuda. La misma ayuda que más de una vez he proclamado que es muy necesaria pero que a mí me cuesta tanto aceptar en determinados momentos 😛 .

Sin embargo, aunque la cosa haya sido muy fluida, más de una vez me he acordado de las Mamagatas y los Papagatos que crían solos a sus hijos siempre, aunque puedan tener ayuda de otros miembros de la familia. En nuestro caso no ha habido problemas, ha sido una micro-dosis y ha ido muy bien, no obstante la falta de tiempo para mí, de tiempo para hacer cosas del trabajo y cosas de la casa han estado ahí, y solo han sido tres días… o dos y medio, en realidad. Sé que cuando a uno le toca, saca fuerzas de donde puede y tira para adelante porque es lo que hay que hacer, que por nuestros mininos haremos siempre lo que haga falta. Pero, y que conste que no lo digo por “peloteo” o por quedar bien, tenéis toda mi admiración.

Y creo que poco o nada más puedo añadir. Sé que es una entrada un poco rara, pero quería escribir y reflexionar sobre esta experiencia y, ya que lo he hecho, he pensado que tampoco estaba de más publicarla. Quizás a alguno de mis miles de lectores (jajajaja) le sirva a modo de reflexión, o os guste leerlo por curiosidad pura y dura, quién sabe.

¿Y vosotros? ¿Alguna vez os habéis quedado a solas con vuestros mininos? ¿Y cómo ha sido la experiencia? Contadme lo que queráis en los comentarios, ¡como siempre!

Un abrazo mamagatuno 🐱

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s