Excursiones · Experiencias · Viajamos · Vivencias gatunas

Visita a La Fageda

logoheart_thumb3¡Buen lunes, familias gatunas!

Hace muuucho tiempo que no os escribía sobre salidas con y para Mininos, de hecho creo que es la segunda vez que lo hago… Así que aquí estoy, para contaros nuestra experiencia de hace un par de findes.

Gracias a la propuesta de la familia RRN (cuya mamagata es blogger y autora del post de Disfraz de leona DIY que compartí el viernes), el domingo 5 de marzo fuimos a visitar La Fageda, cooperativa conocida sobre todo por sus yogures pero que también produce flanes, cremas, mermeladas y helados, que se encuentra la La Garrotxa (provincia de Girona).

IMG_20170305_120842812_HDR

Teníamos la visita reservada a las 12 y allí nos hablaron de la historia de esta cooperativa, nos enseñaron sus instalaciones y también nos comentaron cómo elaboran sus productos. Iniciamos la visita con una breve introducción en la que nos dijeron que este proyecto fue arrancado en 1982 por Cristóbal Colón (el “no conquistador” 😉 ), como una forma de ayudar a las personas con discapacidades que vivían en la zona. La idea inicial era proporcionar a estas personas un trabajo para que se sintieran útiles y realizadas, en contraposición a lo que solía hacerse con ellas en la época (poco o más bien nada).

El proyecto empezó ayudando a unas pocas personas, que trabajaban haciendo tareas de restauración y mantenimiento, pero poco a poco se fue ampliando y creando secciones de jardinería, plantación y cuidado de plantas; posteriormente compraron también vacas, con lo que se iniciaron en la producción de leche. Tras las legislaciones de la Unión Europea que limitaban la venta de leche en toda Europa, decidieron diversificar y empezar a producir yogures para, con el tiempo, ir ampliando a otras gamas de lácteos. Finalmente, comenzaron a distribuir también mermeladas y hace poco yogures.

IMG_20170305_121117583.jpg

Tras explicarnos esto, nos permitieron visitar parte de sus instalaciones. En ellas, vimos la zona que tienen habilitada para las vacas que están preñadas. De hecho, hasta pudimos ver a una vaca con su ternero recién nacido (estaba todo húmedo y apenas empezaba a caminar). A continuación nos enseñaron algunas de las terneras y, finalmente, nos mostraron el espacio donde tienen a las vacas que ordeñan. Allí pudimos escuchar el hilo de música barroca que tenían puesto para aumentar la producción de leche, y también nos explicaron que las vacas tenían espacio para caminar y una zona con rodillos grandes para darse masajes.

Después, nos llevaron a  la zona donde las ordeñan y a la de producción (que pudimos ver desde fuera a través de unos grandes ventanales) y nos explicaron cómo preparan los yogures y las mermeladas, y cómo llevan a cabo los etiquetados de los productos.

IMG_20170305_123509697_2

Finalmente, nos pusieron un vídeo explicativo muy brebe e interesante y, en la misma zona, nos ofrecieron una pequeña degustación de sus productos; en nuestro caso, un yogur griego al que le añadimos mermelada, un yogur de beber de limón y los nuevos helados. Todo buenísmo.

Es una salida que recomiendo para ir con mininos porque es una visita breve con explicaciones sencillas ideal para niños. Es verdad que Minina es todavía muy pequeña. De hecho, se asustó un poco al ver las vacas tan grandes y no estuvo muy fina. Y algo parecido sucedió con Peleona, el retoño de R y R, que con 4 meses a sus espaldas se pasó toda la visita durmiendo, jiji. Pero lo importante es que pasamos un buen rato en mejor compañía y, después, comimos muy bien en un restaurante cercano.

¿Otras cosas a tener en cuenta? En las instalaciones disponen de baño con cambiador (algo que ahora mismo valoramos mucho). Además, tienen un pequeño parque para que los niños se entretengan mientras esperas a que llegue tu hora de visita, o bien si cuando acabas te apetece descansar y tomarte algo en la tienda-bar. Y también tenían una zona con árboles frutales plantados y etiquetados para poder mirarlos y reconocerlos (lástima que ahora mismo estuvieran todos podados, la verdad).

IMG_20170305_121939211_HDR2

Sólo por todo esto vale la pena ir pero, mirando la página web, te das cuenta de que el proyecto va mucho más allá de simplemente ofrecer trabajo a personas con discapacidad, sino que también tienen residencias para personas con discapacidades y un centro de terapia ocupacional, servicios de vivienda y de integración a la comunidad. De verdad, con echar un vistazo le vienen ganas a una de comprar más yogures todavía, si cabe… porque he de decir que de todos los que hemos probado, sus yogures naturales son los que más gustan a Minina, y con diferencia (y que conste que no me pagan nada por hacerles publicidad, jajaja).

Resumiendo, y para no alargarnos más, fue una buena visita a un precio más que asequible para pasar la mañana con gente bonita. Sólo espero que podamos volver dentro de unos años, para que Minina pueda enterarse más y disfrutarla. ¿Y vosotras? ¿Tenéis alguna salida parecida que recomendar?

¡Hasta pronto, familias gatunas! 🐱

6 comentarios sobre “Visita a La Fageda

    1. COmo comentaba arriba, las instalaciones son muy pequeñas (apenas una muestra), y por eso la visita es corta. Pero para mí estuvo bien. Más largo se me hubiera hecho pesado… y más con niños!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s