Creamos · Disfraces · Experiencias · Para los mininos

Disfraz abejita DIY

logoheart_thumb3¡Buenas Mamagatas!

Hace unos días os hablé de nuestra experiencia carnavalera, pero no os enseñé fotos del disfraz ni nada, así que he decidido aprovechar el momento para explicaros cómo he hecho el disfraz este año. Aprovechando que quizás sea el último año que nosotros hemos podido elegir (y, por tanto, que yo me haya visto capaz de hacerlo con mis propias manos, jejeje) decidimos disfrazar a Minina de abejita e intentar hacerle un traje mono.

img_20170211_125004Antes de empezar, debo confesar que en Villa Felina no nos poníamos de acuerdo sobre cómo hacer el disfraz. Yo quería hacer un vestidito o mono sencillo con una alitas y ya está, pero Papagato quería algo un poco más elaborado. Estuvimos mirando fotos por Internet, pero tampoco es que nos ayudara mucho porque unos eran demasiado sencillos para Papagato, y otros demasiado complicados para que yo me viera capaz de hacerlos. Por suerte, como la idea de disfrazarla de abeja originariamente venía de la intención de aprovechar unos tutús que compré cuando Minina era muuuuuuy pequeña (uno amarillo y el negro que llevó el año pasado en su disfraz de Brujita DIY), se me ocurrió hacerle un vestido en el que la falda fuera como “pétalos” para que los tutús se vieran debajo.

Mi intención era usar un vestidito sin mangas de Minina para sacar el patrón pero, cosas raras que suceden, no lo encontramos en casa. Así que buscando por Internet encontré este patrón de pichi muy sencillo. Imprimí el patrón para 18 meses y, con intención de facilitarme un poco la vida, en vez de copiarlo para coser cuatro partes, lo copié haciendo la parte delantera y la parte trasera enteras. Después, por si mi idea no era tan buena como yo pensaba, antes de hacerlo en la tela que compramos, hice una prueba con una tela de poca calidad. El modelo previo me sirvió para darme cuenta de que los pétalos eran demasiado largos, jiji.

Hecha la prueba, me puse manos a la obra con la tela a rayas. Al ser de estas telas brillantes de carnaval, tipo raso o satén, tuve un poco más de problemas para marcar y cortar el patrón. Además, cuando tenía las dos mitades cortadas, me di cuenta de no había puesto el patrón de modo  que las líneas quedaran completamente horizontales. Casi desespero en el primer momento, pensando que me iba a tocar tirar las dos partes y volver a marcar y cortarlas en la tela que me había sobrado. No obstante, decidí coser los laterales para probárselo a Minina y ver si era demasiado evidente.

Al final me alegré de hacer la prueba porque aunque se notaba un poco, encontré una forma de solucionarlo: dejar uno de los tirantes sin coser y añadir una tira de satén negra para ajustarlo como yo quisiera. De hecho, con esta idea maté dos pájaros de un tiro, porque también me solucionó el problema de “dónde y cómo dejo la abertura superior para poder ponérselo y quitárselo a Minina sin miedo a que se rompa”.img_20170213_093833466

Tanto los laterales, como los bordes del cuello, las mangas y los pétalos los cosí a mano porque a máquina no me fiaba por dos motivos. El primero, que hace siglos que no uso la máquina de coser y cuando lo dejé era una mera aprendiz autodidacta; el segundo (y más importante) es que la tengo guardada en una caja en un armario y no tenía un sitio donde dejarla montada durante los días que cosiera. Sin embargo, como tampoco soy una experta, compré pegamento textil para dejar mejor algunos detalles (como la zona donde se unen dos pétalos) y pegar un poco donde me parecía que la tela se podía deshilachar. Además de eso, he de decir también que al principio fui intercalando hilo negro y amarillo, pero al final opté por coserlo todo en amarillo y pintar las puntadas amarillas en las zonas negras con rotulador permanente porque me cansé de cambiar tanto de hilo, jajaja. ¿Vagancia o ingenio? Vosotras decidís 😉 .

Acabado el vestido, y para darle un toque de color, acabamos añadiendo al vestido cuatro margaritas de fieltro y, finalmente, rematamos el disfraz con las antenas negras y unas alitas que ya os hes enseñado. Las alas eran originariamente de mariposa, pero nosotros le quitamos la forma al alambre para que quedaran más redondeadas.

Cómo no, debajo del vestido y el tutú le pusimos unas mayas y una camiseta de cuello alto negra. ¿El resultado final? Aquí lo tenéis, por delante y por detrás. No es un disfraz perfecto, pero estoy contenta con el resultado. De hecho, ha quedado mejor de lo que me esperaba.

Si no recuerdo mal, compramos un metro de tela (x 1,60) pensando en que sobrara por si en el primer intento la cosa no salía bien. Al final, nos sobró un poco más de la mitad… Aunque ya os podéis imaginar lo que hice con ella por la entrada anterior, os lo explico con más de detalle en unos días, ¡que ahora no tengo tiempo!

¡Abrazos gatunos! 🐱

 

 

2 comentarios sobre “Disfraz abejita DIY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s