Experiencias · Mamagataflexiones · Reflexiones gatunas · Vivencias gatunas

Carnaval carnaval…

logoheart_thumb3¡Buenas familias gatunas!

¿Cómo os fue el carnaval? ¡Espero que bien! Para nosotros ha sido el segundo año carnavalero con Minina, aunque ha sido el primero que lo hemos celebrado.

El año pasado apenas tenía tres meses para carnaval, y aunque le hice el disfraz de brujita que ya os enseñé, se lo pusimos poco porque era muy pequeña y bastante engorroso para ella. Vamos, un ratito en casa de LosYayos, otro en casa de LosAbuelos y otro en casa de unos amigos para que la vieran y poder hacer unas cuantas fotos. De hecho, com el gorro lo terminé una semana antes y lo hice ajustado, para cuando le hicimos las fotos ya no le entraba, prueba fehaciente de lo que los mininos crecen enseguida y sin que nos demos cuenta.

Este año, que se mueve más y es más consciente del mundo que le rodea, sí que hemos hecho un poco más de fiesta familiar. Empezamos el carnaval el fin de semana anterior, porque una prima de Papagato organizó una cena de disfraces en su casa. Estuvimos los muchos primos de Papagato y las dos peques de la Familia, la Piratilla y Minina, pasando un buen rato. A nosotros, personalmente, nos sirvió para atestiguar lo que ya sabemos: que Minina es una fiestera y cuando hay movimiento aguanta lo indecible por muy cansada que esté… al menos hasta que dice: oye, hasta aquí hemos llegado, vámonos a casa que quiero dormir, jiji.

Durante la semana de carnaval, en la guardería lo han celebrado de una forma que personalmente me ha gustado mucho. Como siempre pretenden ser respetuosos con los niños y hay peques que se asustan o no quieren disfrazarse, no han hecho una gran fiesta. En cambio, a lo largo de la semana les han ido ofreciendo materiales diferentes (telas, faldas, chalecos, complementos, etc.) para que los niños decidieran qué querían ponerse y jugar de una forma más natural. Sé que en otras guarderías los disfrazan a todos e incluso las familias pueden ir a verlos, pero a mí me gustó la forma en que lo han planteado, la verdad.

Siguiendo con nuestro carnaval particular, el viernes apuntamos a Minina al concurso de disfraces que hacían en la plaza del mercado del pueblo. Yo me sentía un poco entre la espada y la pared. Por una parte, a Papagato le hacía ilusión que concursara y a mí también me hacía cierta gracia. Por otra, pensaba (y pienso) que es muy pequeña y, como todavía no entiende estas cosas, podía ser que lo pasara bien, se agobiara, o a saber… No sé, soy del parecer de que son los niños quienes tienen que decidir si quieren participar en concursos o no, pero Minina es muy pequeña todavía. Para no darle más vueltas al tema, os diré que estuve con mis dudas arriba y abajo un poco para nada. Como llovía, prepararon el escenario dentro del mercado y no en la plaza exterior, con lo que había mucha gente, mucho ruido y al final optamos por irnos antes de que empezara el concurso por los motivos que ya os he explicado. He de confesar, también, que sentí cierto alivio. Así que al final nos fuimos al espacio familiar de Jaisa Educativos a jugar y echar la tarde más felices que unas perdices.

El sábado, en cambio, fuimos a comer a casa de unos amigos que habían decidido acompañarnos en nuestros disfraces y, por la tarde, fuimos a ver la rúa del barrio de Gracia de Barcelona. Pensábamos que no llegábamos porque Minina se echó una buena siesta, pero al final sí que la vimos. Minina se miraba a la gente que pasaba disfrazada con cierta intriga. Y a nosotros más de un niño se nos miraba sorprendidos y gritaban “¡Hala mira!” Aunque no es de extrañar. Dos hombres con antenas y chaleco de colorines por encima de la chaqueta, una mujer con antenas y otra con alitas amarillas a la espalda a la que les sobresalía un vestido a rayas por debajo del abrigo y una niña metida en una silla de paseo con antenitas y coloretes rojos llaman la atención.

Lo cierto es que lo pasamos bien. Entonces me di cuenta de que, salvo los participantes de la rúa, éramos de los pocos padres/adultos disfrazados que había por la calle y más aún si contamos que íbamos todos a juego. Y me gustó que decidiéramos disfrazarnos como ella. Porque en mi caso fue algo casual, pero de aquí en adelante, al menos mientras a ella le guste la idea, ya no lo será.

También pensé que me apetece que llegue el año que viene, que ya sea más consciente aún, que pueda decidir su disfraz (aunque eso signifique que no me vea capaz de hacérselo y tengamos que comprarlo, snif snif), que le haga gracia ver a otras personas disfrazadas y a nosotros nos permita revivir el carnaval desde los ojos de la infancia. Porque este añohe recordado algunos momentos muy bonitos de cuando yo era pequeña. Asimismo, ha hecho que fuera consciente de que hacía muchos años que no celebraba el carnaval cuando es una fiesta que siempre había disfrutado mucho. Y aunque ha sido una celebración bastante light sé que a partir de ahora se va a ir animando la cosa, y tengo muchas ganas.

¿Y vosotros, cómo lo habéis celebrado? ¡Espero que lo hayáis disfrutado mucho! Besos y abrazos mamagatunos. 🐱

2 comentarios sobre “Carnaval carnaval…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s