Experiencias · Leemos · Mamagatalecturas · Mininolecturas

Emocionario

logoheart_thumb3¡Hola Mamagatas!

Una vez más escribo para hablaros de un libro que me gusta mucho. Aún no lo hemos usado con Minina porque es muy pequeña, pero cuando supe de su existencia no tardé en comprarlo y leérmelo yo, porque me pareció muy buena idea. Se trata del Emocionario.

El libro es, ni más ni menos, un diccionario en el que encontramos definiciones de emociones. De forma directa, ofrece 42 definiciones, pero en realidad hay alguna más, ya que otras las proporciona de forma indirecta. Por ejemplo, tras definir la envidia, explica cuál es la diferencia entre ésta y los celos (y lo recuerdo porque Papagato y yo habíamos discutido poco antes de leerlo sobre si eran exactamente lo mismo, jeje).

¿Cuál es la diferencia entre este diccionario de emociones y un diccionario normal en el que poder buscarlas? ¿Y por qué lo recomiendo?

aaternuraEn primer lugar, lo recomiendo porque me parece muy importante que los Mininos, con el tiempo, sean capaces de identificar el mayor número de emociones posibles. Eso les permitirá entenderse mejor a sí mismos y, además, poder gestionar mejor sus sentimientos en un momento dado, puesto que serán conscientes de qué les sucede. Esto puede conseguirse de muchas maneras diferentes (hablando con ellos, mediante juegos diversos, etc.), pero tener un libro como referencia que, además, nos puede permitir diferenciar entre emociones parecidas pero con matices diferentes, me parece una muy buena herramienta, tanto para ellos como para nosotros.

Dicho esto, y analizando un poco el libro. Algo que me ha gustado es que las emociones no aparecen en orden alfabético, sino que están enlazadas unas a otras. Por ejemplo, siguiendo el ejemplo de la envidia y los celos, el libro dice que la envidia es “la tristeza que sientes cuando alguien posee aquello que tú deseas“. Del mismo modo, después de definir qué es el deseo, dices que “Un deseo cumplido nos da satisfacción“, siendo “satisfacción” la siguiente palabra que aparece definida. Es algo que me parece muy acertado, puesto que las emociones no son algo estático e inconnexo, sino que nos movemos de unas a otras e, incluso, podemos experimentar varias a la vez.

aaindice
Este es el índice, con las emociones entrelazadas entre sí. ¿No os recuerda al tablero de un juego de mesa? Podríamos usarlo seleccionando emociones al azar o tirando un dado para movernos de unas a otras 🙂

Por otra parte, se nota que el libro está pensado tanto para niños como para adultos. Las definiciones son sencillas y casi siempre viene alguna aclaración (¿Todos los deseos son iguales? ¿Las satisfacción aumenta tu confianza?), pero al leerlas uno no tiene la sensación de estar leyendo “cosas de niños”.

Además, ninguna emoción aparece definida como “buena” o “mala”. De esta forma, alguien que no las haya escuchado nunca (o quizás aunque lo haya hecho), no las encasillará como positivas o negativas. Asimismo, al leerlas sin ningún tipo de prejucio, es más fácil reconocarlas en uno mismo y, a su vez, expresarlas de una forma más natural sin sentirse incómodo o con miedo a represalias.

Finalmente, recuerdo haber leído hace un tiempo que a los 22 artistas que realizaron las ilustraciones no se les ofreció la definición para que no se vieran influidos por ellas y pudieran centrarse en la emoción que querían expresar. Sin embargo, sí se les pidió que no aparecieran personas, sino animales y/o elementos de la naturaleza; de esta forma, se evita que quien las lea pueda asociar emociones a un determinado sexo, edad o a una apariencia física específica. Por otra parte, al haber colaborado tantos artistas, hay ilustraciones de estilos muy diferentes. Aquí os dejo, por ejemplo, a Irritación de Cynthia Orensztajn, Alivio de Nella gatica y Remordimiento de  Federico Combi (la imagen que parece un hombre, es una especie de robot).

Por todo lo dicho, el libro está muy bien simplemente como lectura para ir haciendo con nuestros mininos y ayudarles a expresar sus emociones mejor; también se puede usar para enseñarles una definición (o varias) cuando no sepan expresar qué están sintiendo o han sentido en un momento dado. Sin embargo, este libro tiene un valor añadido, y es que trata de un tema tan importante que se han creado muchísimas actividades para trabajar a partir de (o mediante) su lectura. Os dejo algunos enlaces, por si queréis investigar un poco:

Para terminar, aunque no los he leído, Palabras aladas publica otros libros de este estilo a los que, por lo menos, creo que con el tiempo les acabaré echando un ojo para decidir si los compro o no: Manual para soñar, Valores de oro y El juego de pensar. De algunos de ellos, se puede descargar una muestra desde la misma web.

¿Y vosotras? ¿Tenéis el Emocionario? ¿Lo habéis usado de alguna forma especial? ¿Tenéis alguno de los otros libros para saber si los recomendaríais? Como siempre, me encantaría leer vuestros comentarios. 🐱

4 comentarios sobre “Emocionario

  1. Todo lo que tenga que ver con las emociones siempre me ha interesado y me emociona.
    La educación emocional abre puertas, sin duda, tanto hacia afuera como hacia dentro. Todo lo que hagamos por los mininos en ese sentido lo considero ayudarles a entenderse y entender este mundo, también lo aplico a los alumnos y a nosotros mismos, Es emocionalmente esencial. En el día a día vemos grandes diferencias entre una persona trabajada al respecto de otra menos versada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s