Experiencias · Jugaprendemos

Torre de cajas apilables

logoheart_thumb3¡Buenas Mamagatas!

Hoy vengo con ganas de hablar de cosas divertidas así que, una vez más, os traigo uno de esos juegos que en casa triunfan desde hace bastante tiempo: las cajas apilables. Como se puede ver claramente en la imagen, se trata de 10 cajas de tamaños diferentes que se pueden apilar entre sí para hacer torres. Además, también se pueden guardar unas dentro de otras, de modo que ocupan muy poco espacio.

img_20170201_132322082

De este tipo de cajas hay modelos y marcas diferentes, nosotros tenemos el Bosque apilable de la marca FUNtastic porque fue un regalo de LosAbuelos pero, por ejemplo, una prima de Minina tiene otras cajas muy parecidas con dibujos de Minnie Mouse, porque le encanta la ratoncita. En nuestro caso, cada caja tiene la cara de un animal en un lado, en otro  la silueta de la cara, una imagen del animal tocando un instrumento en un tercero, un número (del 1 al 10) en el cuarto y, en el último, la cara del animal el número de veces que corresponde al número de la caja. Hablo de cajas y no de cubos porque sólo tienen cinco lados, el sexto está abierto para poder guardarlas unas dentro de otras.

img_20170201_132102020

Que haya imágenes diferentes en cada lado permite que, sólo con la observación o juegos relacionados con ella, se puedan trabajar muchas aspectos, si uno quiere: vocabulario de animales e instrumentos (incluso podríamos hablar de qué sonidos hace cada animal, cómo suena cada instrumento, pedirles que los imiten ellos o identifiquen lo que nosotros hacemos con la imagen), reconocimiento de las siluetas de los animales, reconocimiento de la grafía de los números, cálculo mental (contar los “puntos” para saber qué número es, jugar a sumar/restar cajas, deducir qué números son mayores o menores en base al tamaño de la caja), incluso, con lo coloridas que son, podríamos trabajar los colores.

Todo lo dicho anteriormente, sería sólo mediante la observación, a nivel manipulativo nos ofrecen más opciones: apilarlas o meter unas dentro de otras (para trabajar el tamaño), hacer construcciones y luego tirarlas (lo que más gusta a los mininos más pequeños), usarlas para hacer juego simbólico o cualquier cosa imaginativa que se le pueda ocurrir a nuestros peques. A minina, por ejemplo, después de sacarlas de la caja, cogerlas, tirarlas, intentar apilarlas como se le ocurre y pasearlas por casa, le encanta sentarse en las más grandes y mirarnos con cara de orgullo. A veces lo intenta con algunas un poco más pequeñas y, aunque no lo consigue y se cae, también es una forma de aprender sobre su cuerpo, el mundo que la rodea y, de paso, trabajar el concepto de equilibrio.

img_20170122_102025182

Lo cierto es que es un jueguete bastante sencillo para todos los usos que se le pueden dar. Aquí he escrito los que se me ocurren ahora, pero lo más importante es que Minina se entretiene manipulándolas, mirándolas, practicando, intentando apilarlas, a veces intentando poner una encima de otra más pequeña y observando cómo la pequeña “desaparece”; también hace una semana más o menos que de vez en cuando coge las dos o tres más pequeñas y se dedica a “investigar” intentando meter unas dentro de otras, observando por qué con unas los consigue y con otras no. Ya he comentado más de una vez que no soy muy fan de forzar a los niños a hacer cosas y, por ahora al menos, prefiero que manipule y aprenda por sí sola mediante la práctica y la observación.

Sin embargo, sí que es verdad que si jugamos con ella, al apilarlas a lo mejor le decimos “mira qué elefante” o si las ponemos nosotros en orden para que pueda tirar la torre más grande, vamos diciendo los números conforme ponemos las cajas. Y lo mismo hacemos cuando vamos recogiendo: dejamos que las vaya metiendo ella y le explicamos cosas (“mira, esta no cabe porque es más grande que la que has puesto antes…“) mientras la ayudamos… más que nada porque si no, volvería a sacarlas todas y no acabaríamos nunca, jajaja.

img_20170201_132156220

Y creo que eso es todo. Sé que habrá retractores de estas cajas que pensarán que tienen demasiadas cosas y que las cajas más lisas pueden ser mejores para trabajar sólo un concepto como, por ejemplo, el tamaño o la proporcionalidad (como se hace con la torre rosa Montessori), pero fue un regalo que nos hicieron en su momento, nos pareció bonito y  ocupa poco espacio 🙂 . Además ofrece muchas posibilidades y, lo más importante de todo, a Minina le han acabado encantando y juega mucho con ellas. El único “pero” que les pondría es que, al ser de cartón, de tanto tirarlas y caerse algunas puntas ya se ven picadas, con lo que ya damos por sentado que no será uno de esos juegos que queden para la posteridad.

¿Y vosotras, qué juegos les gustan más a vuestros Mininos? ¿Tenéis algo parecido en casa? ¿Y les gusta? Como siempre, podéis decir lo que queráis en los comentarios, estaré encantada de leeros 🐱 .

4 comentarios sobre “Torre de cajas apilables

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s