Experiencias · Leemos · Mamagatalecturas

El cerebro del niño explicado a los padres

 

logoheart_thumb3¡Buenas Mamagatas!

Por fin os traigo la reseña del último libro que me he leído: El cerebro del niño explicado a los padres, de Álbaro Bilbao.

cerebro-del-nio-explicado-a-los-padres-el-plataforma-actual-0

Como su propio título indica, se trata de un libro en el que el autor, doctor en psicología y neuropsicólogo, nos explica cómo funciona el cerebro de los niños. En él, nos resume los descubrimientos de la neurociencia en este aspecto para que podamos ayudar a nuestros mininos a tener un desarrollo pleno, tanto a nivel intelectual como emocional. Para ello, el libro se divide en cuatro apartados: Fundamentos, Herramientas, Inteligencia Emocional y Potenciar el cerebro intelectual.

El primer apartado, Fundamentos, nos explica las bases de la neurociencia con respecto al captura-de-pantalla-2017-01-30-a-las-16cerebro humano y el cerebro del niño en particular. Utiliza la metáfora del niño como un árbol, para demostrarnos que las capacidades de este a la hora de nacer son prácticamente infinitas, y que todo su desarrollo posterior dependerá de las conexiones neuronales que establezca durante los primeros años de vida. Además, en él nos muestra cómo nuestro cerebro está dividido en tres cerebros distintos (racional, emocional y reptiliano) y dos hemisferios con funciones diferentes. También nos explica qué podemos hacer para integrarlos y educar buscando el equilibrio, el sentido común y, sobre todo, hacerlo disfrutando del momento.

El siguiente apartado, Herramientas, es un apartado práctico sobre cómo ayudar al desarrollo cerebral del niño, es decir, lograr que sean niños plenos y felices. ¿Cómo? Estableciendo límites sin necesidad de usar el castigo como herramienta para lograrlo, por ejemplo. También habla de desarrollar la empatía y la comunicación siendo nosotros mismos empáticos y comunicativos con ellos y la gente que nos rodea. Asimismo, también habla de la motivación de la conducta positiva del niño mediante refuerzos positivos. Esta puede ser la parte más controvertida o discutida, puesto que hay retractores de usar recompensas con los niños. Sin embargo, la forma en que lo enfoca (no tienen que ser cosas materiales, ni elogios vanos, sino un reconocimiento del esfuerzo o unas palabras de aliento) a mí personalmente me gusta. De hecho, es lo que hacemos en casa con Minina.

Inteligencia emocional habla de cómo trabajar este tipo de inteligencia para que nuestros hijos acaben siendo emocionalmente sanos y, por lo tanto, felices. Para logralo, nos da pautas para establecer una relación sana con nuestros hijos y que así, a la larga, busquen siempre este tipo de relaciones. Habla por ejemplo, de cómo fortalecer el vínculo paternofilial, establecer confianza o ayudarles a crecer sin miedos o, mejor dicho, superando sus miedos. También hay un apartado sobre cómo ser asertivos para que los mininos acaben siéndolo también.

aaaaa

Para terminar, la última parte trata del desarrollo intelectual de los niños. No para que sean académicamente sobresalientes, sino para que obtengan el máximo potencial de sí mismos. Para ello, nos explica cómo potenciar aspectos muy importantes como la atención, la memoria, el lenguaje, la inteligencia visual, el autocontrol y la creatividad. Eso sí, usando el sentido común y sin “volvernos locos” porque nuestros hijos acaben siendo genios.

Personalmente es un libro que me ha gustado mucho. Me ha ayudado a ratificar que estaba en lo cierto en algunos aspectos que yo consideraba por mero sentido común, y me ha enseñado otros en los que no había pensado. Además, siempre ofrece ejemplos prácticos sobre cómo llevar a cabo aquello que nos acaba de explicar (a menudo, con experiencias personales) y en muchas explicaciones proporciona también tablas, gráficos o imágenes que ayudan a comprender mejor aquello que estamos leyendo. A decir verdad empecé a leerlo pensado que sería parecido al libro de Daniel J. Siegel y Tyna Payne Bryson y no lo es para nada. Como os expliqué en su reseña, El cerebro del niño hablaba de cómo conseguir que los niños tengan un cerebro integrado mediante estrategias que podemos aplicar en momentos de bloqueo (rabietas, frustraciones, miedos irracionales), mientras que este va dirigido al desarrollo del niño en un sentido mucho más general. No se centra en unos momentos determinados sino que, por explicarme de alguna forma, nos da pautas para tener una vida sana y feliz con nuestros hijos y, así, conseguir que ellos acaben siendo adultos plenos, inteligentes, seguros de sí mismos y todo eso que los padres queremos que nuestros hijos acaben siendo.

Por mi parte, sólo veo dos apartados que pueden resultar controvertidos. Uno el de usar “recompensas” para reforzar el comportamiento del niño. Como ya he explicado, a mí me parece bien tal y como lo trata él. No se trata de estar comprando cosas al niño constantemente, ni estar elogiándolo siempre, sino de usar palabras de aliento, agradecerle las cosas, hacerle preguntas sobre lo que ha hecho para que vea que para nosotros es importante… o, al menos, así es como yo lo he interpretado. La segunda opinión es la de las nuevas tecnologías. El autor está en contra de que los niños la usen hasta una edad avanzada. Yo creo que pensar que con engancharlos a juegos pensados para niños vamos a acabar teniendo genios es autoengañarse. También me parece que el uso excesivo es contraproducente siempre, tanto en niños como en adultos. Sin embargo, el mundo en el que vivimos es cada vez más tecnológico y porque tus hijos tengan alguna app o juego al que les guste jugar (y que pueden ser incluso grupales si hablamos de consolas), tampoco les va a repercutir negativamente mientras que el uso que hagan sea limitado y controlado.  De hecho, hay un libro titulado Educar niños en la era de la dispersión digital que tengo como tarea pendiente hace tiempo, porque me pareció muy interesante cuando lo vi en la biblioteca. Seguro que cuando lo lea me animo a hacer otra reseña, aunque tardaré en cogerlo prestado porque mi lista de libros por leer es bastante extensa, jajaja.

¿Y vosotras? ¿Lo habéis leído? ¿Os ha gustado? ¿Tenéis alguna recomendación para que siga leyendo?

¡Abrazos gatunos! 🐱

Un comentario sobre “El cerebro del niño explicado a los padres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s