Creamos · Experiencias · Para los mininos

Botella de la calma DIY

logoheart_thumb3¡Hola Mamagatas!

Hoy os quiero enseñar una nueva manualidad que hemos hecho por casa. Se trata de la botella, tarro o frasco de la calma, una forma de calmar a nuestros mininos ante rabietas o situaciones de estrés cuando son un poquito más mayores pero que, cuando son muy peques, también les puede servir de estimulación visual y para trabajar la concentración.

img_20161114_152748680

¿Qué es el tarro de la calma? Es una técnica de relajación inspirada en el Método Montessori. Como su propio nombre indica, se trata de un frasco/tarro/botella con agua y purpurina que se agita frente al niño para que se tranquilice en momentos de rabieta o estrés. De este modo, el niño desvía su atención hacia él para fijarse en los patrones de movimiento que se producen y, así, se relaja. Al observar la caída pausada de la purpurina obtiene un modelo visual que ayuda al cerebro (de forma inconsciente) a relajar el ritmo cardíaco y respiratorio. Si esto viene acompañado de instrucciones calmadas sobre cómo respirar de forma más pausada mientras se concentran en los movimientos, conseguimos que los efectos sean aún mayores puesto que hacemos que el proceso se transforme en algo consciente.

Con el tiempo, los niños asocian la relación entre concentrarse en algo y regular la respiración para, de ese modo, relajarse y reducir el enfado, la ansiedad o, en su caso, el miedo. Si resulta efectivo, es una herramienta que acaban buscando ellos mismos para tranquilizarse (y que puede estar siempre colocado en un rincón de la calma o de la paz junto con otras herramientas específicas para lo mismo).

Si queréis hacerlo en casa, se puede hacer de forma muy sencilla. Necesitaremos:

img_20161114_150811112

  • Un tarro o botella de vidrio, o bien de plástico si son muy pequeños y tememos que puedan romperlo.
  • Purpurina (de las formas y colores que queramos, aunque hay que tener en cuenta que cuanto más grande, más pesa y menos flota).
  • Glicerina / aceite de bebé / pegamento líquido (con purpurina o sin ella).
  • Agua (caliente si se usa pegamento líquido, pues ayuda a diluirlo).
  • Colorante alimentario (opcional).

En el tarro, se mezcla el agua con colorante (si queremos) y la glicerina/aceite/pegamento, dejando un poco de espacio vacío en la parte superior. Luego se añade la purpurina, ¡y listo! Si nos queremos quedar más seguros, se puede sellar el tapón con pegamento o cola caliente.

La glicerina/aceite/pegamento sirven para ofrecer texturas diferentes dentro del agua y efectos más bonitos. El aceite, por ejemplo, al no mezclarse nunca con el agua, proporciona un efecto “burbuja” que resulta curioso. El pegamento líquido, en cambio, se mezcla con el agua y la espesa. Pero si, aún así, os da la sensación de que la purpurina cae muy rápido, se pueden añadir las bolitas de hidrogel que hay dentro de los pañales modernos. Al ser transparentes, no se ven, pero sí aumentan la densidad del agua y la purpurina se mueve más despacio. Os pongo un vídeo en el que se puede apreciar la diferencia (perdón por la calidad de la imagen, que soy novata en estas cosas, jeje).

Y como podéis ver en las imágenes, nosotros hemos usado colorante en una de ellas pero para la otra, en cambio, aprovechamos una botella de agua que ya era de color rosa (edición especial de Solán de Cabras, si alguien quiere saberlo. También tienen botellas azules y, si las buscáis transparentes, la misma marca las tiene en bebidas de agua con limón).

Como ya avanzaba al principio, con Minina no lo hemos usado todavía para relajarla per se. Tenemos la suerte de que, por ahora, es una niña tranquila y no hemos sufrido ninguna rabieta importante por su parte, pero sí que le produce curiosidad agitarlas y ver cómo la purpurina se mueve.

Y eso no es todo… usando la misma idea, se pueden hacer frascos con objetos diferentes dentro que sirvan para estimular a nuestros mininos visualmente. Todavía no nos hemos puesto a ello, pero estas son algunas ideas que he ido recopilando de Internet y que, tarde o temprano, me gustaría llevar a cabo:

Botellas de estimulación sensorial

La galaxia en un tarro

Bola mágica

¿Qué os han parecido? ¿Vosotros usáis el frasco de la calma? ¿Os funciona? ¿Y habéis hecho alguna de las otras propuestas? ¿Me aconsejáis alguna otra? ¡Contádmelo, si queréis en los comentarios! Me encantará leeros =^-^=.

4 comentarios sobre “Botella de la calma DIY

    1. Jajajaja Natalia se las mira embelesada un momento pero poco más. En el espacio familiar al que vamos han hecho una con purpurina de estrellas y otra con compones pequeñitos (de un bazar chino, me dijeron xD). La segunda es súper curiosa porque algunos mini-pompones flotan!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s