Experiencias · Leemos · Mamagatalecturas

El cerebro del niño

logoheart_thumb3¡Hola Mamagatas!

De nuevo, os traigo la reseña de uno de los libros de crianza que he leído últimamente: El cerebro del niño. 12 estrategias revolucionarias para cultivar la mente en desarrollo de tu hijo.

IMG_20170116_152825755.jpg

Decidí comprarlo porque Bei, autora del blog Tigriteando, había hecho varios comentarios en Instagram (y no sé si en el blog) y decía que si tuviera que recomendar un solo libro de este estilo, sería este. Dado que todo lo que yo había leído hasta el momento tenía que ver con la estimulación y el juego con los mininos, pensé que no estaría mal saber un poco más sobre cómo funcionaba la mente de nuestros pequeños y, la verdad, me alegro de haberlo hecho.

En este libro, los autores nos explican cómo funciona el cerebro, qué es un cerebro “integrado” (de hecho, el título original es The whole-brain child, o sea, El cerebro pleno/integrado del niño) y qué es lo que le sucede en momentos de “bloqueo” tales como enfados, rabietas, reacciones tras un hecho traumático, frustraciones, etc. También nos ofrece estrategias para ayudar a nuestros hijos a salir de estos bloqueos (lo que los autores llaman “volver a integrar”) y, a su vez, para hacerlos conscientes de estos procesos y que, con el tiempo, puedan gestionarlos por sí solos.

captura-de-pantalla-2017-01-16-a-las-16-18-35Para ello, ofrece 12 estrategias que dependerán de qué necesiten nuestros mininos en ese caso (integrar el cerebro izquierdo con el derecho, el inferior con el superior, integrar la memoria, integrar las diferentes partes del yo, o bien integrar el yo y el otro). Para lograrlo, proporciona siempre la misma estructura en sus capítulos: primero, nos explican cómo funciona la mente del niño y qué sucede en el cerebro en esos momentos de “bloqueo”. Acto seguido, nos dicen qué estrategias podemos seguir para reconducir al niño y que vuelva a tener un “cerebro integrado” (o sea, que vuelva a estar tranquilo) mediante ejemplos de casos reales. Después nos muestran pautas para que nuestros pequeños tomen conciencia de esos momentos y de las estrategies que pueden utilizar cuando les vuelva a suceder algo parecido. De hecho, cada capítulo tiene un pequeño cómic explicativo que podemos leer con nuestros mininos cuando estén preparados. Finalmente, al final del capítulo hay un resumen de las explicaciones más importantes a modo de guía.

El libro, además, tiene unas tablas resumen al final que recopilan las explicaciones y las estrategias que se pueden realizar dependiendo de la edad de nuestros pequeños, por si necesitamos echar un vistazo rápido en un momento dado.

IMG_20170116_162312545.jpgDicho esto, sólo puedo hablar bien de él. Aunque he tardado meses en leerlo porque hice un parón muy grande cuando me quedaba poco para terminarlo, y a pesar de que muchos de los ejemplos que he leído me “quedaban lejos” porque Minina es aún muy pequeña, este libro me ha ayudado a entender muchas cosas. Por ejemplo, gracias a él, he podido entender qué sucede cuando un pequeño tiene una rabieta y por qué no tiene sentido tratar de razonar con ellos en esos momentos. También he visto cómo se puede ayudar a nuestros mininos ante temores supuestamente irracionales pero que, seguramente, tienen que ver con algún hecho anterior. Del mismo modo, me he reafirmado en mi idea de que, ante un hecho traumático, lo mejor que se puede hacer es hablar de él para integrarlo en nuestra memoria y que no nos limite en el futuro.

A decir verdad, incluso me ha servido para conocerme más a mí misma. Siempre he tenido un carácter muy fuerte, y tengo bastante tendencia a enfadarme de una forma obsesiva e irracional. Y aunque me de un poco de vergüenza decirlo, al leer algunas de las descripciones  y explicaciones que da el libro sobre las rabietas de los niños, me he reconocido a mí misma, con lo que ahora, a veces, cuando me sucede algo así intento aplicar lo que aprendí en el libro (aunque otras estoy TAN enfadada que no me acuerdo de él hasta que se me pasa, jajaja).

Por todo lo dicho, este es uno de los libros que más recomendaría ahora mismo. Es más, tengo claro que no lo voy a guardar en la estantería de casa, si no que lo voy a dejar en la mesita de noche porque no descarto releerlo en breve y, si no es dentro de muy poco o entero, sé que tarde o temprano volveré a echarle un vistazo a alguno de sus capítulos, estoy segurísima.

Para terminar, sólo quería comentar que estos autores tienen más libros que seguramente sean muy recomendables, visto lo visto. Por Villa Felina tenemos como tarea pendiente Disciplina sin lágrimas y, en breve, espero comprarme Tormenta cerebral. El poder y el propósito del cerebro adolescente que, aunque aún quede MUY lejos para aplicarlo con Minina, seguro que me viene muy bien para entender mejor a mis alumnos :).

¿Y vosotras, habéis leído alguno de esos otros títulos? ¿Me recomendáis algún libro más de este estilo? Sabéis que estaré encantada de leer vuestros comentarios.

¡Abrazos mamagatunos! 🐱

2 comentarios sobre “El cerebro del niño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s